Titulares como “Diana intentó matar a Carlos con una pistola”, “Las huellas dactilares revelan la identidad del asesino de Diana” o “Este es el verdadero padre del príncipe Harry” demuestran los pocos escrúpulos con los que el tabloide estadounidense The National Enquirer lleva años explotando la figura de la princesa Diana. Desde este viernes, la acusación de haber convertido su memoria en una atracción de feria es sin embargo literal: por 20 dólares, niños y adultos podrán a partir de hoy montar en un simulador virtual en el que se recrea el accidente de coche que, el 31 de agosto de 1997, acabó con su vida.

La atracción forma parte de The National Enquirer Live!, un parque temático dedicado a la línea editorial de este tabloide que abre hoy sus puertas en Pigeon Forge, una localidad del estado de Tennessee en el que también se encuentran otros parques de atracciones como el de que es dueña y musa la cantante country Dolly Parton, Dollywood.

“Es una atracción en 3D, así ves los edificios de París y todo en tres dimensiones”, explicaba ayer a la revista digital Daily Beast el empresario Robin Turner, uno de los principales inversores del parque. “Muestra el camino que siguió Diana desde que dejó el hotel Ritz, con los paparazzi persiguiéndola y los fogonazos de flash que cegaron al conductor, y cómo sucedió todo”. Tras presenciar la recreación del accidente de coche, los visitantes que monten en la atracción podrán además participar en una encuesta sobre las distintas teorías de la conspiración que rodearon la muerte de la princesa. “Hacemos preguntas tipo: ¿Crees que la realeza estuvo involucrada? ¿Crees que Diana estaba embarazada?”, explica Turner, matizando, eso sí, que no “habrá sangre” y que no se trata de una atracción de “mal gusto”.

Confía, además, que el simulador virtual no ofenda a los dos hijos de Diana de Gales. Y revela otras atracciones no menos macabras y polémicas del parque, como una réplica del escenario del crimen de la exmujer de O. J. Simpson y Ron Goldman u otra en la que se reproduce la escena en la que Michael Jackson, amigo de Diana, mostró desde un balcón del hotel Adler de Berlín a su hijo Blanket, después de cubrir su rostro con un pañuelo.

Ni el príncipe Guillermo ni su hermano Harry, que tenían 15 y 12 años cuando su madre perdió la vida y suelen hablar públicamente del dolor que todavía les causa su muerte, han querido comentar la noticia tras ser consultados al respecto por The Daily Beast.

Casualmente, el parque se inaugura solo unos días antes del viaje de Estado que el presidente Donald Trump y su familia realizarán a Reino Unido, y en el que serán recibidos por la reina Isabel II y otros miembros de la familia real como el príncipe Carlos. Recordemos que The National Enquirer, con sus portadas en contra de Hillary Clinton -“Hillary irá a la cárcel”, “Hillary pillada en un escándalo sexual” e incluso “Hillary engorda 46 kilos”- y celebrando por el contrario la figura del magnate, fue uno de los principales apoyos con los que contó Donald Trump tanto durante su campaña electoral como en su mandato presidencial.