Este viernes se condenó a 23 años de prisión de cumplimiento efectivo para un funcionario policial de apellido López por los delitos de abusos sexuales con acceso carnal reiterados y agravados por la situación de convivencia con sus víctimas, que son sus hijas.


El fallo del Tribunal de Juicio y Apelaciones de la ciudad de Gualeguay, dispuesto en el marco del Legajo Nº 203/18, fue firmado por los vocales Dardo Tórtul (presidente), Javier Cadenas y Darío Ernesto Crespo.

A través de su resolución, y hasta tanto la condena quede firme, los magistrados dispusieron que López siga cumpliendo prisión preventiva en la Unidad Penal Nº 2, de la ciudad de Gualeguaychú. Los hechos aberrantes sucedieron en Nogoyá y fueron cometidos en forma reiteradas por el progenitor contra dos menores de 18 años.

Por tratarse de sus propias hijas, familiares directos, no se brindan más detalles de la identidad ni se muestran fotos del rostro, con el objetivo de no identificar a las víctimas y no revictimizarlas.