El cantante de cuarteto finalizó antes de lo previsto su recital en la localidad cordobesa de El Brete porque hubo una pelea entre dos grupos de personas que terminaron a los sillazos y piedrazos.

 

El sábado por la noche Carlos La Mona Jiménez iba a ser el cierre perfecto en la fiesta de El Brete, una localidad situada a 150 kilómetros al noroeste de Córdoba capital, que celebraba su 150° aniversario.

Sin embargo, cerca de las dos de la mañana, el final del show se precipitó por una pelea entre el público que provocó corridas, sillazos y pedradas. En uno de los videos que filmaron los espectadores puede verse cómo hacia el final del espectáculo empezó a formarse un espacio que aparentaba ser un pogo y se transformó rápidamente una batalla campal.

Mientras se producían trompadas y patadas entre el público y el personal de seguridad y algunas sillas eran arrojadas por el aire, el cuartetero interrumpió sus agradecimientos al público y se despidió enojado e insultando a los que participaban de la pelea: “Gracias a todos los que vinieron. Les agradezco todo ese amor, ese cariño. Ha sido una noche inolvidable… Se pueden ir todos a la puta que los parió los que están peleando. Menos ustedes que se portan bien. Bueno, se terminó el baile”.

“Cuando faltaban dos o tres temas se produce un desorden en el centro del predio. Es una cancha adaptada para el festival. Hubo una riña de varias personas y la Policía trató de disuadir y logró dividir a los grupos, que empezaron a arrojar sillas de plástico”, precisó sobre ese momento el comisario Ariel Vargas a Cadena 3, que también indicó que hubo cinco personas demoradas por la policía.

“Hay lesiones de carácter leve en las manos por cortes con las sillas. Hay un total de cinco aprehendidos por disturbios, y personas que se fueron a hacer asistir por heridas, que también protagonizaron los incidentes”, agregó el jefe policial, que también precisó que al festival asistieron cerca de 5 mil personas por la tarde a las que se sumaron unas 3 mil hacia el cierre.