La medida cautelar fue ordenada por la jueza Cristina Fortunato a raíz del pedido formulado por la fiscal Lorena Korakis. El imputado tiene 26 años y sus iniciales son MES.

Un hombre de 26 años cuyas iniciales son MES quedó en prisión preventiva sin plazo en el marco de una investigación que dirige la fiscal Lorena Korakis por hechos delictivos cometidos en la ciudad de Sunchales (departamento Castellanos). La medida cautelar fue impuesta por la jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Cristina Fortunato, a raíz del pedido formulado por la funcionaria del MPA en una audiencia llevada a cabo en los tribunales de Rafaela.

Previamente, la fiscal Korakis imputó al hombre investigado como autor de los delitos de abuso de arma; portación indebida de arma de fuego de uso civil agravada (por registrar antecedentes penales por delito doloso con el uso de armas); tenencia indebida de arma de fuego de uso civil y encubrimiento por receptación dolosa. Todos los delitos fueron atribuidos en concurso real entre sí.

Los delitos atribuidos

La fiscal Lorena Korakis le atribuyó a MES cuatro hechos ilícitos.

Los primeros de ellos fueron cometidos pasadas las 21:00 del martes de la semana pasada. “El imputado, en compañía de otro hombre, estaba en inmediaciones de calle Chacabuco al 800 de la ciudad de Sunchales a bordo de un automóvil destinado al servicio de remis”, precisó la fiscal. “Mediante el empleo de un arma de fuego -que llevaba consigo en la vía pública sin la debida autorización legal y en condiciones de uso inmediato-, MES efectuó disparos en dirección a otros dos hombres, impactando en su humanidad y provocando lesiones de carácter leves”, relató. “Luego de cometer los ilícitos, el imputado huyó del lugar en el vehículo”, agregó.

“El hombre investigado desplegó su conducta con voluntad y conocimiento del posible resultado lesivo y del riesgo concreto que los disparos implicaron para la integridad física de las víctimas, portando un arma de fuego y registrando antecedentes condenatorios”, explicó Korakis.

Los últimos dos delitos fueron cometidos alrededor de las 7:25 del pasado domingo. “El imputado, en circunstancias de realizarse un allanamiento en su vivienda, poseía un arma de fuego calibre 22 apta para el disparo -sin la debida autorización legal- en el dormitorio donde estaba, y varios cartuchos del mismo calibre”, manifestó la fiscal. “El arma de fuego había sido denunciada por su titular registral como sustraída por parte de personas aún no identificadas”, explicó. “El imputado la recibió con anterioridad a la noche del 21 de mayo, con conocimiento de su origen delictivo”, concluyó Korakis.