La app de contactos asegura que se ha inscrito en el registro, pero que eso no significa una entrega automática de datos.


La intención de Rusia de poder acceder a los datos de los usuarios de internet y las redes sociales por motivos de seguridad ha llegado ahora a la aplicación de contactos Tinder. La agencia reguladora rusa de las comunicaciones, Roskomnadzor, añadió el 31 de mayo a esta aplicación de contactos a la lista de “diseminadores de información”, en la que ya estaban páginas web, aplicaciones o servicios de mensajerías. Tras esta cuestión formal, las autoridades rusas han exigido a Tinder que cumpla con unas nuevas leyes de internet. La compañía hizo público este martes que ya ha entregado al regulador los datos para ser incluido en dicho registro, aunque niega que eso implique una entrega de los datos de los usuarios.

Tras recibir la petición “hemos procedido a registrarnos par cumplir los requisitos de la ley”, ha explicado un portavoz de Match Group, LLC, propietario de la aplicación móvil de contactos. El registro lo ha establecido Roskomnadzor en colaboración con los servicios de seguridad del país.

Búsqueda de relaciones románticas

Propiedad de la compañía estadounidense Match Group, Tinder es utilizado en todo el mundo para buscar relaciones románticas a través de visualización de fotos y envío de mensajes. La app recopila datos de los usuarios, incluyendo sus intereses personales, fotos, vídeos, mensajes, perfiles. También tiene información de las tarjetas bancarias de sus clientes de pago.

Exigencias legales

La ley rusa de 2015, conocida como “Ley Yarovaya” por una de sus autoras, la diputada Irina Yarovaya, obliga a las empresas rusas y extranjeras que operen en Rusia que mantengan los datos de los ordenadores de los ciudadanos rusos en servidores dentro del país. No hacerlo puede implicar ser incluido en la lista negra y no poder operar en Rusia. En 2016 Rusia vetó a la web de trabajo profesional LinkedIn por no cumplir con la ley.

Con anterioridad, Rusia ya había incluido a webs de contactos al registro de “diseminadores de información”, como Badoo o Mamba. También están en la lista importantes redes sociales, como

VKontakte, que se compara con Facebook; o buscadores como Yandex y Mail.ru, que se asimilan a Google.