Fue en la capital, Puerto príncipe. Hubo además bloqueos de carreteras en las grandes ciudades.

 

Miles personas se manifestaron este domingo contra la corrupción, obstruyendo caminos y paralizando gran parte de la capital haitiana, Puerto Príncipe, para exigir la renuncia del presidente Jovenel Moise. Al menos una persona falleció.

Los manifestantes quemaron neumáticos y lanzaron piedras durante la marcha en Puerto Príncipe, donde el aire se llenó de un olor a caucho quemado. Muchas tiendas y gasolineras cerraron, y el tránsito entre algunas ciudades se vio interrumpido porque los manifestantes bloquearon los caminos con autos, piedras y otros objetos.

La policía montó barricadas cerca del palacio presidencial y lanzó gases lacrimógenos a los manifestantes que intentaron acercarse.

Los periodistas vieron al menos a una persona muerta luego de que se escucharan disparos en las cercanías. El cuerpo fue colocado en una motocicleta y trasladado a un servicio de ambulancias, donde su director general Ralph Senecal dijo que el hombre recibió un tiro en el pecho y falleció para cuando llegó al lugar. Se desconoce de inmediato quien realizó el disparo letal.

Los manifestantes exigen que se investigue a profundidad qué fue lo que pasó con los fondos derivados de cargamentos subsidiados de crudo a Venezuela dentro del programa Petrocaribe. En una investigación del Senado se determinó hace poco que al menos 14 funcionarios del gobierno presuntamente malversaron 3.800 millones de dólares en el gobierno del expresidente Michel Martelly.

La deteriorada economía venezolana ha obligado al país sudamericano a suspender o reducir drásticamente los envíos de Petrocaribe, lo que ha provocado problemas en la generación de energía. En la actualidad muchos haitianos sólo cuentan con servicio eléctrico unas cuantas horas al día.

Los manifestantes provenían de varios sectores de la sociedad, incluyendo partidos políticos, organizaciones religiosas y activistas comunitarios.