A pesar de que en abril el Gobierno anunció un congelamiento de tarifas para intentar poner paños fríos sobre la crisis que impacta en los consumidores, se acerca un nuevo aumento del gas, que tiene un esquema diferenciado. Por esto, en junio el servicio tendrá un incremento del 7,5%.


El esquema tarifario para este año estipulado por el exministro de Energía Juan José Aranguren, preveía dos aumentos por año: uno de ellos en abril y otro en octubre, en función del valor del dólar. Si bien la suba de octubre fue frenada por el presidente, Mauricio Macri, el aumento de abril sigue vigente y, al aplicarse en tres partes, terminará de ser efectivo en junio.

De esta forma, el incremento de 7,5% que se aplicará este mes completará el total de 29% de aumento estipulado para abril. El monto a pagar figurará en la boleta del gas como “diferimiento estacional”.

Durante junio, julio, agosto y septiembre se pagará un 78% del valor final con el 29% de aumento. El 22% restante de cada mes se abonará en 4 cuotas iguales, y con intereses, en diciembre, enero, febrero y marzo. Éstos son los meses de menor consumo de gas, pero con mayor gasto en energía eléctrica para paliar el calor.

Según CIPE, en un año el precio del servicio del gas se duplicó pero los aumentos que ya estaban pautados para la electricidad, el gas y transporte para lo que resta del año, fueron frenados por el gobierno en abril.

En el caso de la luz, los aumentos estaban previstos para mayo y agosto, con una suba del 4% cada una. El aumento en el transporte público, en tanto, fue marcha atrás al tiempo que el Gobierno aseguró que no habrá cambios en los pasajes de tren y colectivo, al menos hasta después de las elecciones.