Vista lateral de la nueva moto. Su nombre rememora los modelos que marcaron el nacimiento de las “superbikes” en 1968, la Rocket de BSA y la Trident de Triumph.

En plena irrupción de las motos eléctricas y su gran potencia, Triumph da un golpe sobre la mesa y lanza el modelo de mayor cilindrada jamás construido en serie: 2.458 cc y 170 CV. Cifras sublimes nunca imaginadas. Un delirio de dos ruedas en edición limitada.

Mucho ha llovido desde que Mauritz Schulte diseñara aquella primera Triumph Nº1 que echó a rodar impulsada por los 2,2 CV de su motor Minerva de fabricación belga. Muchos modelos han pasado, incluso guerras, muchas leyendas a sus lomos -Brando, Munro, McQueen- y como casi todas las marcas legendarias, muchos quebraderos económicos y un resurgir gracias al empuje de los miles y miles de entusiastas de la marca.

Fieles al mantra de su consejero delegado, Nick Bloor, los equipos de Triumph no cejan en su empeño por ir siempre un paso más allá, “nunca nos quedamos quietos. Siempre nos esforzamos para dar lo mejor de nosotros mismos a los motoristas”, asegura Bloor, que tiene clara la línea a seguir: “Construir motos legendarias que conmemoren nuestro pasado y anuncien el futuro… Buscamos lo mismo que nuestros motoristas: la moto perfecta”.

Además de sus elevadas prestaciones mecánicas, la Rocket 3 TFC presenta un excepcional acabado. Junto al exclusivo esquema de pintura bitono con adhesivos de papel de aluminio cepillado y detalles dorados, la insignia de Triumph aparece electroformada en relieve en el depósito.

Siempre buscando ir ese punto más allá, Triumph encargó en 2014 a sus ingenieros de Hinckley, en Leicestershire, a unos 160 kilómetros al norte de Londres, formar dos equipos para ver cuál lograba la mejor moto tomando como base uno de sus modelos más emblemáticos, la Bonneville. Fruto de esta contienda vieron la luz dentro de la nueva denominación TFC (Triumph Factory Custom) las llamadas TFC-1, una bobber, y TFC-2, una scrambler, que encandilaron ese año al público en el Salón Internacional de Milán. La marca puso entonces en marcha su maquinaria para lanzar, de serie, pero en edición limitada, dos modelos de auténtico lujo. La primera, la Thruxton TFC (22.500 euros), un rotundo éxito. Y ahora, esta impresionante Rocket 3 TFC que va camino de batir todos los récords, si no lo ha hecho ya.

Para Steve Sargent, jefe de producto de Triumph, el objetivo de este proyecto TFC es “crear motos especialmente únicas, con las más altas especificaciones y calidad en los detalles y acabados”. La edición de 750 unidades para todo el mundo de estos dos modelos “añade un nivel extra de exclusividad que ha creado un enorme deseo, reflejado en la alta demanda de la Rocket 3 TFC”, señala Sargent. La gran aceptación de este nuevo proyecto TFC reporta un doble beneficio para la marca, por un lado ofrece algo “realmente bueno para nuestros fans” a la vez que logra “elevar la conciencia y el deseo de marca para nuevos pilotos a nivel mundial”, remarca el ejecutivo.

La elección de la Rocket no es casual por varios motivos. Sargent reconoce que para TFC buscan crear algo especial con modelos que tienen o han estado en su porfolio y que sean verdaderos iconos de la familia Triumph. La Rocket reúne todos los requisitos. “Tenemos una enorme base de seguidores del modelo por todo el mundo. Se trata de la moto con el motor de serie más grande del mundo y aunque se paró su producción en Europa, continúa a la venta en EEUU. Solo el tiempo nos dirá si vuelve a Europa”, cuenta Sargent.

España ha tenido una respuesta sobre el modelo más rápida de la prevista por parte de la filial nacional que dirige Santiago Mulás. “Registramos las reservas para las 10 unidades que se comercializarán en España en solo 12 días en marzo…, ¡antes incluso de saber su precio!”, comenta Mulás. “Hemos intentado conseguir alguna unidad más, pero la demanda fue similar en el resto de países, con Inglaterra y Alemania a la cabeza”.

Un modelo legendario
Presentada un 20 de agosto de 2003 en San Antonio (Texas) y lanzada al mercado tras su puesta de largo en el Salón Internacional de Milán pocos días después, la Rocket 3 se convirtió rápidamente en una moto de culto con razones de peso: se trataba de la moto con el motor en producción de serie de mayor cilindrada del mundo, con sus ya entonces impresionantes 2.294 cc. El nombre recuperaba la nomenclatura del modelo de la mítica marca inglesa BSA de 1968, derivada de la Triumph Trident del mismo año y con la que compartía motor y concepto (el 3 y el Trident rezaban por la triple varilla de empuje del motor). Con ella, con las originales Rocket/Trident, se levantaba el telón de la era de los grandes motores, llegaban las superbikes unas semanas antes de que Honda lanzara su CB750. Los ingleses ganaron por la mínima.

De líneas limpias y minimalista aun en su tamaño, la Rocket 3 TFC es una sinfonía de detalles, como el asiento de cuero intercambiable que permite configuración biplaza y monoplaza, el manillar plano con cableado interno, el exclusivo esquema de pintura bitono con adhesivos de papel de aluminio cepillado, detalles dorados y la insignia de Triumph electroformada en relieve, que junto con las estriberas del pasajero plegables y elegantemente ocultas, contribuyen al minimalismo en la parte trasera.

Un distintivo emblema TFC con detalles dorados sobre el panel de instrumentación lleva grabado el número de serie (en la foto de la página anterior, la 1/750). El afortunado propietario recibirá en enero del año que viene, tras desembolsar los 29.500 euros correspondientes, un pack personalizado con el certificado de autenticidad numerado y firmado por el CEO de Triumph, Nick Bloor, un libro sobre la fabricación de su moto, una mochila de cuero y una funda de moto, ambas exclusivas.

De última vanguardia
Como no podía ser de otra manera, esta enorme joya de la corona británica tiene como base un vitaminado motor que vuelve a ser el más grande del mercado en producción de serie: un tricilíndrico de 2.458 cc que entrega 170 CV de potencia (un 13% más que la versión anterior) y nada más y nada menos que ¡221 Nm de par! Para que se haga una idea, la todopoderosa Ducati Panigale V4 entrega 112Nm y la Kawasaki H2 SX SE llega hasta los 137Nm. El motor cuenta con componentes de última vanguardia, como las válvulas de titanio o los exclusivos silenciadores de la marca Arrow con fibra de carbono, material que da forma al guardabarros delantero, las tapas de los silenciadores y protectores térmicos del escape, la pantalla, el embellecedor del cardán, las taloneras y la correa del depósito.

La Rocket 3 TFC es un 15% más ligera que su predecesora (40 kg menos) gracias al nuevo chasis de aluminio que utiliza el motor como elemento estructural y al que se une el también nuevo basculante monobrazo en el mismo material, que también está presente en las llantas de aleación y que en el caso de la trasera, alberga un neumático de 240 mm.

El nivel de equipamiento la convierte en líder en su categoría, con pinzas de freno radiales monobloque Brembo Stylema (tope de gama) con manetas de freno y embrague ajustables MCS de la misma marca, horquilla Showa de 47 mm de altas prestaciones y amortiguador trasero Showa totalmente ajustable.

El panel de instrumentos TFT a todo color añade sofisticación al conjunto con dos esquemas de visualización que permite personalizar el mensaje de bienvenida. En él se refleja la tecnología con que cuenta el modelo: sistemas de ABS y de control de tracción optimizados para curvas; los cuatro modos de conducción (Road, Rain, Sport y Rider -configurable-); el Triumph Shift Assist para el cambio; el asistente al arranque en pendiente; control electrónico de velocidad, y el sistema de monitorización de la presión neumática. Por supuesto, los LED mandan en toda la parte lumínica y el arranque es sin necesidad de llave, por control remoto de proximidad.

Como guinda de este pastel técnico, en el panel de instrumentos se puede instalar el módulo de conectividad Bluetooth que permite el acceso directo al primer sistema de control de GoPro del mundo integrado en una motocicleta, además de al primer sistema de Triumph de navegación por símbolos con tecnología de Google y al manejo de las funcionalidades de música y del teléfono móvil.

 

Ficha técnica
Motor. Tricilíndrico en línea de 2.458 cc.

Potencia. 170 CV. Par motor máximo. 221 Nm.

Altura de asiento. 773 mm.

Capacidad del depósito. 19 l.

Peso. 293 kg.

Frenos. Doble disco delantero de 320 mm y uno trasero de 300 mm con pinzas radiales Brembo Stylema.

Neumáticos. 150 / 80 R17 V delante y 240 / 50 R16V detrás.

Suspensión. Horquilla invertida y amortiguador trasero de Showa.

Precio. 29.500 euros.