Gustavo Melella aseguró que durante la campaña fue denunciado por abuso. “Sabíamos que por mi condición sexual, las denuncias iban a venir por ese lado”, señaló.


El gobernador electo de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, contó en una entrevista radial que es gay y está en pareja desde hace 16 años, a la vez que atribuyó a su orientación sexual las denuncias por abuso presentadas por tres obreros de la construcción ante la justicia fueguina.

“Soy gay y estoy en pareja hace 16 años, pero no pienso en casarme”, sostuvo el actual intendente de la ciudad de Río Grande en diálogo con radio La 990.

Melella contó que antes de ser político fue “hermano salesiano”, que es “equivalente a cura, pero sin dar misa ni confesar”, y contó que vive en la provincia austral desde 1996.

“Sabíamos que por mi condición sexual, las denuncias iban a venir por ese lado. Y justo comenzaron después de que internamente dije que iba a ser candidato a gobernador”, contó el dirigente kirchnerista, que el domingo le ganó la elección en primera vuelta a la gobernadora Rosana Bertone.

“Nosotros sabíamos que por mi condición sexual iban a ir por ese lado, no por el lado de la corrupción porque tenemos una gestión transparente. Las denuncias fueron mediáticas, a través de un medio nacional, porque empezó con Infobae, y salió en todos los medios nacionales. Para mí fue un dolor muy grande, y hablaban de mi chofer y mi custodio, cuando yo no tengo. Era un empleado de maestranza y, cuando fue ante el juez, dijo que era mentira y que estaba enojado. Después de denunciarme a mí recibió una casa del estado provincial para su hija. Su pareja mujer fue a declarar a la justicia y dijo que había tenido reuniones con funcionarios del gobierno y le prometieron cosas. Obviamente lo denunciamos por falsa denuncia”, explicó el flamante gobernador.

Sobre las elecciones, señaló que si bien sabía que tenía posibilidades de ganar, todo indicaba que iba a definirse en un balotaje no llegaría a superar el 50 por ciento.

“Tengo la sensación de que nos fue mejor de lo que esperábamos. Yo soy intendente de Río Grande y hay una excelente aceptación de nuestra gestión, pero en Ushuaia era todo un desafío, porque son dos ciudades de perfil distinto. Sin embargo la sensación en Ushuaia también era de muy buena onda”, aseguró.

“FORJA es un partido chico a nivel nacional e hicimos acuerdos con otros partidos y una alianza con el Movimiento Popular Fueguino. Apoyamos la fórmula Fernández-Fernández y nos dolió un poco el apoyo a Bertone, porque siempre nos mantuvimos en el mismo espacio y con los mismos principios ideológicos”, manifestó y agregó: “La gobernadora congeló salarios tres años, acompañó todas las iniciativas del macrismo y declaró huésped de honor a Aranguren. Se puede tener una buena relación institucional, pero nosotros hicimos un recurso de amparo contra los tarifazos, pero el gobierno declaró huésped de honor a Aranguren, eso no es relación institucional. Hizo más de lo que le pidieron”.