Según el Indec en un año la canasta básica subió 61,1%. Para no caer en la indingencia se necesitan $ 12.086.

En mayo, un matrimonio con 2 hijos menores necesitó $ 30.337,84 para no ser pobre. Es un aumento del 2,9% con relación a los $ 29.493,65 que se necesitan en abril. En los primeros 5 meses del año, la canasta familiar de pobreza se encareció el 19% y con relación a mayo de 2018 el incremento es del 61,1%, de acuerdo a los datos del INDEC.

De estos números se desprende que la inflación pegó más fuerte sobre los sectores de menores recursos y también sobre los asalariados por cuanto las subas salariales se ubican en torno del 38%, unos 23 puntos por debajo de la variación de la canasta.

La canasta de indigencia para el mismo grupo familiar es de $ 12.086,78, un incremento mensual del 2%. Entre enero-mayo acumula una suba del 18,5% y 12 meses del 61,7%, superior a la canasta de pobreza.

De esos datos se desprende que en lo que va del año hay un fuerte incremento del número de pobres e indigentes. Se estima que la pobreza supera largamente el 35% de la población urbana.