El informe de Naciones Unidas, publicado este miércoles, exhorta a profundizar en la investigación sobre el papel del heredero saudí en el asesinato del periodista.

La relatora de la ONU para las ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard, ha concluido que existen pruebas suficientes para implicar en el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salmán, y otros altos cargos del reino.

Así se desprende del informe que ha hecho público este miércoles y en el que recomienda una investigación internacional sobre el caso y que se impongan sanciones preventivas al príncipe. Las autoridades han vuelto a rechazar las alegaciones y cuestionan la credibilidad del trabajo.