El acto oficial que encabezaron el gobernador Miguel Lifschitz y la intendenta Mónica Fein en el Monumento a la Bandera duró menos 15 minutos y se circunscribió solo a lo protocolar, con el izamiento del emblema nacional.

El ánimo de los funcionarios tras la derrota los comicios no era el mejor para realizar una celebración de importancia como siempre se hizo en Rosario los 20 de junio.

Ese fue el motivo, según explicó el concejal de Cambiemos Carlos Cardozo, para que el presidente eligiera el club Ciclón para participar del acto del día de la Bandera.

“No estaban dadas las condiciones de seguridad porque se hizo un acto muy breve y simbólico”, apuntó Cardozo.