Rosario: se trata de la Mycobacterium abscessus, cuya presencia se registró en la piel de tatuados a nivel nacional. Hay un caso en Rosario. ¿Cómo se originó el brote?

 

Una microbacteria se registró en la piel de 67 personas que se hicieron un tatuaje. Se trata de la Mycobacterium abscessus y uno de las afectadas es una joven que vive en Rosario. Desde la Secretaría de Salud de la Nación ya informaron en la última semana en su Boletín Epidemiológico sobre el brote. Se investiga el uso de una tinta de color gris.

El diario El Ciudadano publicó hoy desde la Secretaría de Salud de la Nación ya informaron en la última semana en su Boletín Epidemiológico sobre el brote: al menos 67 personas de la provincia de Santa Fe y de Buenos Aires tenían lesiones cutáneas. “Se obtuvieron 59 biopsias de las lesiones (principalmente granulomas) de las cuales siete fueron positivas para M. abscessus, cinco fueron bacilos ácido-alcohol resistentes (BAAR) positivos en proceso, 15 fueron negativas y el resto continúan en estudio”, publicó días atrás el diario porteño Perfil.

“El brote aún continúa en investigación, así como la fuente de contagio. Se sospecha que la tinta gris utilizada pudo estar contaminada. Y aunque se retiraron las tintas cuestionadas del mercado, se siguen notificando casos”, describe luego el artículo.

Rosario y la región

Uno de los casos se registró en Rosario. La afectada es Nadia, de 30 años, quien en enero pasado se hizo un tatuaje en el antebrazo. “Al poco tiempo me salió una especie de erupción en la piel. Son granos con un punto amarillo. Me comuniqué con el tatuador y me dijo que había varios casos como el mío. Fui al Hospital Carrasco a tomarme una muestra para después hacer un tratamiento específico. Estoy esperando que me llamen para empezarlo”, explicó la joven

En tanto, desde el gobierno provincial dijeron que están analizando todos los casos que se dieron en el sur de la provincia y adelantaron a este medio que esta semana lanzarán una alerta preventiva. De todas formas, buscaron llevar tranquilidad señalando que los hechos justamente aún están en proceso de investigación.

El caso de Nadia no presenta gravedad. No empeoró, pero todavía tiene lesiones en la piel. “A fines de abril me tomaron una muestra en el hospital Carrasco y me advirtieron que el tratamiento iba a durar varios meses. Llamé a mediados de mayo pero todavía no tenían novedades”, explicó.

Según los datos difundidos en el diario Perfil, se trata de un germen patógeno, de la familia de las micobacterias ambientales o atípicas. El género Mycobacterium comprende varias especies que pueden ser clasificadas como patógenas estrictas para el hombre y los animales, algunas de las cuales tienen importancia clínica porque pueden producir la enfermedad denominada micobacteriosis. Una de las más frecuentemente involucradas es el M. abscessus”.

Habló un especialista

Pablo Venon tiene 37 años y desde hace 20 se dedica a hacer tatuajes. Su estudio lo tiene en Cafferata y Santa Fe y según explicó sobre las infecciones causadas por los tatuajes, el problema fue la tinta.

“No es viral. Es una tinta de color gris de una marca local que, aparentemente, estaba en el agua no estéril y se formó la bacteria. No todos compramos la misma marca. Caso contrario hubiera sido un desastre”, expresó.

Según explicó el tatuador este tipo de lesiones en la piel no tiene precedentes. Es una bacteria difícil de tratar y requiere de un largo tratamiento, de unos seis meses aproximadamente. “Que la gente se queda tranquila porque esa partida de tinta no se vende más. Está controlada y fuera de circulación”, advirtió.