Un grupo de tacheros fue al Concejo Municipal este lunes para reunirse con Pablo Javkin, presidente de la comisión de Servicios Públicos e intendente electo. Explicaron que desde la firma se comunicaron el pasado fin de semana con las personas que se anotaron para ser choferes. El concejal Eduardo Toniolli afirmó que la empresa “quiere desembarcar ilegalmente” en la ciudad.

 

Un grupo de taxistas autoconvocados fue al Concejo Municipal en la mañana de este lunes porque se encuentra “en alerta” por la posible llegada de Uber a Rosario. Según indicaron, desde la firma se comunicaron el pasado fin de semana con las personas que se anotaron para ser choferes. “Si viene, nosotros nos quedamos sin trabajo”, dijeron. El edil Eduardo Toniolli dio crédito al relato de los tacheros y aseguró que la empresa “quiere desembarcar ilegalmente” en la ciudad.

En diálogo con el periodista Pedro Levy (Cada Día, El Tres), taxistas explicaron que se presentaron ante la comisión de Servicios Públicos para hablar con Pablo Javkin, presidente del cuerpo de trabajo y electo intendente. “Este fin de semana, después de las elecciones, (Uber) mandó mensajes a los que se anotaron en la aplicación para conducir. Estamos en alerta. Si entra, estamos fundidos. La situación no da para más”, agregó.

El concejal Eduardo Toniolli, que integra la comisión de Servicios Públicos, afirmó en Cada Día que “Uber quiere desembarcar ilegalmente” en Rosario. “Esperamos que Javkin cambie la actitud del gobierno con respecto a estas empresas. El municipio puede controlar en la calle el posible desembarco e ir judicialmente contra las empresas”, indicó.

Según el edil, la firma Cabify “desembarcó legalmente, consiguió 30 licencias legales, abrió una remisería y ahora recluta autos particulares, que no está permitido”. “Hay que defender el servicio público regulado. Los taxis y remises tienen cada vez menos viajes”, sostuvo.

“Esos autos son ilegales, no le pagan a los choferes ni al Estado. Nosotros nos quedamos sin trabajo”, sostuvo un tachero que después añadió: “Venimos para ver qué se puede hacer. Si entra Uber, la otra aplicación que es Cabify, que funciona de forma legal, va a meter remises truchos”.

Según un taxista, Uber y Cabify “no son aplicaciones, son empresas de transporte encubiertas, ilegales”. Además, comentó que le solicitarán a Javkin que “haga todo lo posible” para que no puedan tener actividad en Rosario.

“No solo defendemos nuestra quintita. También defendemos una forma de trabajar en relación de dependencia”, concluyó otro tachero.