El joven ahora fue acusado por “abuso sexual con acceso carnal continuado agravado por el grave daño en la salud de la víctima”, quien aseguró sufrir secuelas psicológicas y psiquiátricas.

Se amplió y agravó la carátula del detenido e imputado Marco Lautaro Teruel a “abuso sexual con acceso carnal continuado por el grave daño en la salud de la víctima en concurso ideal con exhibiciones obscenas agravadas continuadas en concurso ideal con corrupción doblemente agravado por tratarse de menor de 13 años y por mediar engaño”, según confirmó a Cadena 3 el querellante Santiago Pedroza.

Precisó que se debe a las graves secuelas psicológicas y psiquiátricas en la adolescencia de la chica que derivó en “bulimia, anorexia, autoflagelación e intentos de suicidio”.

“Es una de las carátulas más graves que vi en mi carrera ante un delito sexual”, aseguró Pedroza, y continuó: “Ahora pasamos el umbral de pena que ya ni lo cuento, porque estamos hablando de 90 o 100 años (de cárcel)”.

Sobre la estrategia del imputado, contó que le decía a la niña que “era un juego”.

Planteó que pedirá el cambio de peritos psicológicos por parte del Estado porque no le gustó el trato hacia la adolescente.

El letrado solicitará participar de las pericias.

Se trata de la misma denuncia radicada contra Teruel realizada por la madre de la menor, que habría sido abusada cuando tenía 10 años de edad. En ese caso, el acusado habría aprovechado que la niña frecuentaba su casa para vulnerar su integridad.

Teruel permanece detenido con prisión preventiva e imputado por “los delitos de exhibiciones obscenas agravadas (dos hechos) y abuso sexual con acceso carnal (dos hechos) en concurso real”.