Fue herido en una pierna; por el hecho detuvieron a una pareja
Un suboficial de la Gendarmería Nacional fue herido de un tiro en una pierna cuando intentó identificar a un sospechoso en la ciudad santafesina de Granadero Baigorria, en el departamento de Rosario. Por el ataque fue detenida una pareja.

Según informó la agencia de noticias Télam, el segundo comandante Erik Acevedo, de 38 años, fue lesionado anteanoche y debió ser trasladado al Hospital Eva Perón, según señalaron fuentes de la fuerza y del Ministerio de Seguridad de Santa Fe.

A través de su cuenta de Twitter, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, saludó al oficial herido. “Mi reconocimiento al Cdte. Acevedo de la @gendarmeria. Luego de recibir un disparo durante una persecución a una banda narco en #GranaderoBaigorria, cerca de #Rosario, su equipo detuvo a toda la red con drogas y armas en su poder. ¡Los felicito por seguir adelante!”, escribió.

Según le precisaron fuentes policiales y oficiales a Télam, el episodio ocurrió anteayer, cerca de las 23, en Río de Janeiro al 300, de Granadero Baigorria, cuando un equipo de gendarmes, a cargo de Acevedo, realizaba un patrullaje en la zona.

En esas circunstancias, los efectivos intentaron identificar a una persona que, según indicaron, tenía apariencia sospechosa. El hombre se resistió, efectuó disparos, hirió al gendarme en una pierna y luego se refugió en un domicilio de la zona, desde donde continuó con la agresión hacia los uniformados.

Acevedo fue asistido y trasladado al Hospital Eva Perón, donde los médicos constataron que presentaba una herida de arma de fuego que le provocó una fractura en la rodilla derecha, por lo que quedó internado, según detallaron los informantes.

En tanto, el resto de la patrulla de la Gendarmería y personal del Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional II de la policía de Rosario ingresaron en la vivienda en busca del agresor, que fue detenido junto a una mujer.

Los aprehendidos fueron identificados como Mauricio G., de 33 años, y Leonela C., de 27, quienes tienen causas judiciales por lesiones y amenazas, según informaron las fuentes consultadas por la agencia Télam.

En el interior del domicilio allanado los efectivos secuestraron una pistola calibre 9 milímetros con la numeración suprimida y tras vainas servidas.