Se trata de Damián Reyes de 25 años que fue visto por última vez cuando se aprestaba para pescar en la Laguna de la Guardia.

En la mañana de hoy desde Prefectura Naval informaron que encontraron el cuerpo de Damián Reyes de 25, que estaba desaparecido en la laguna de La Guardia. Su familia esperaba en la costa del rio al pescador que salió a las aguas y no volvió.

Damián fue por última vez por sus familiares el pasado martes por la mañana en el momento jsuto que su piragua se dio vuelta y cayó al agua. Pidió ayuda pero automáticamente. El hecho ocurrió en un lugar donde hay mucha profundidad según el relato de los lugareños. La conmoción fue mucha y los testigos siguieron de cerca la búsqueda de la persona desaparecida por parte de los buzos tácticos.

Desde ese momento personal de Prefectura Naval buscó intensamente a Damián en la zona denominada Vía Muerta.

La esposa del joven desaparecido explicó al móvil de LT10 que el joven salió al río cerca de las 11 de la mañana para aprovechar la crecida y ver si podía sacar algo. “Se metió en la piragua mientras yo lo miraba desde la orilla. Así fue entrando al río y cuando vi que ya empezaba a remar para buscar una zona de pesca me di vuelta y encaré para mi casa. Es justo en ese momento cuando empiezo a escuchar los gritos de Damián. Cuándo me doy vuelta veo que la piragua estaba tumbada y él en el río. Después lo pedí de vista”, dijo la mujer del pescador desaparecido.

“El me gritaba y yo no lo escuché en un primer momento. Después cuándo lo siento salgo corriendo para pedirle ayuda a sus hermanos. Cuando llegamos ya no lo vimos más”, explicó la mujer.

Por otro lado los familaires reclaman más acción por parte de los buzos tácticos. “Hay que reforzar la búsqueda ya que con un sólo buzo no alcanza” dijo la mujer y agregó: “Si es necesario yo me sumo a buscarlo, es mi marido, no lo voy a dejar”, expresó.

La Vía Muerta se caracteriza por ser una zona afectada constantemente por las crecidas del río Colastiné, consecuencia de la crecida del Paraná. A metros del terraplén, el paisaje típico se compone de casas humildes y precarias que bordean las orillas.