Dos atacantes suicidas se inmolaron hoy con explosivos en el centro de la capital de Túnez, y un policía murió y otras varias personas resultaron heridas por los estallidos, informaron autoridades del país árabe africano.

 

El primer ataque en la ciudad de Túnez fue cometido por un hombre que detonó una bomba que llevaba consigo en la céntrica calle Charles de Gaulle, cerca de la embajada de Francia.

Un policía murió y otro resultó herido por la explosión, que además hirió a tres civiles, informó el Ministerio del Interior en un comunicado.

Un segundo atacante se voló por los aires poco después frente a un cuartel de la Guardia Nacional en el barrio de al-Qarjani district, e hirió a cuatro empleados de seguridad, agregó el Ministerio, citado por la cadena árabe Al Jazeera.

Massinissa Benlakehal, un periodista local, dijo a Al Jazeera que el primer ataque ocurrió a sólo 15 metros de la embajada francesa.

Los atentados llegan cuatro años después de que decenas de personas murieran en una serie de ataques del grupo islamista Estado Islámico.

Dos de esos ataques tuvieron como blanco a turistas -uno en el museo de Túnez y otro en una playa de Susa-, mientras que un tercero fue contra guardias presidenciales en la capital.

En febrero pasado, un tribunal tunecino condenó a cadena perpetua a siete personas por los ataques en el museo y en Susa.