El dato se desprende de las escuchas telefónicas que difundió la policía de Santa Fe. Están imputados un médico de 83 años y una mujer.


El médico de 83 años y la falsa médica detenidos en Rosario por manejar una clínica de abortos clandestinos cobraban entre 5.000 y 30.000 pesos cada práctica, de acuerdo a las escuchas telefónicas que difundió este viernes la policía santafesina.

Fueron imputados el médico de 83 años y la falsa doctora por realizar abortos clandestinos en Rosario. Según la información que reunió la policía a partir de esas escuchas se pudo determinar que los días 2 de abril, 23 y 31 de mayo se habían practicado interrupciones del embarazo por las que se cobraron esos montos.

La clínica, ubicada en Mitre al 1200, fue allanada el 19 de junio por orden del juez en lo penal de primera instancia, José Luis Suarez, con el fin de evitar un posible cuarto aborto que se iba a realizar ese día, según indicaron voceros de la Policía de Investigaciones.

A su vez a partir de las tareas de espionaje en los teléfonos del lugar, trascendió el precio que cobraban los responsables.

Allanamientos

Durante el allanamiento del lugar, los oficiales detuvieron a una pareja conformada por un hombre de 83 años -con prisión domiciliaria por la edad- y una mujer de 59, quienes estaban a cargo del establecimiento.

Respecto a la modalidad que utilizaban para concretar las interrupciones, la policía tomo el testimonio de una mujer que contó que primero se realizaba una ecografía intravaginal, luego se aplicaba anestesia local y entonces comenzaba la aspiración hacia el útero por medio de una cánula.

La policía reveló que la investigación se inició a partir de una denuncia anónima.