Es el segundo sismo en menos de dos días en esta región de los Estados Unidos. El movimiento del viernes fue once veces más fuerte que el anterior.


Un terremoto de magnitud 7,1 sacudió el sur de California este viernes (05.07.2019), menos de 48 horas después de que otro sismo de menor magnitud golpeara la misma área.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) reportó el temblor a las 20H19 (03H19 GMT del sábado) a 17 km de la pequeña ciudad de Ridgecrest, donde el jueves se registró un sismo de magnitud 6,4.

El Departamento de Bomberos del condado de San Bernardino informó a través de Twitter que el sismo produjo “deslizamientos de viviendas, grietas de cimientos y muros de contención derruidos”.

Estos terremotos ocurridos en las últimas horas son los de mayor magnitud registrados en los últimos 20 años en el sur de California desde el de 7,1 de 1999 conocido como Hector Mine.

Tanto el de 1999 como los actuales se han registrado en zonas rurales de California con poca población, a diferencia del de Northridge, ocurrido en 1994 en Los Ángeles, de magnitud 6,4 y en el que murieron 57 personas y 8.700 resultaron heridas.

El sismo se registró “en la misma falla en las que se han estado produciendo esta secuencia en el valle de Searles. Es parte de la misma secuencia”, dijo en Twitter la sismóloga Lucy Jones, que espera más réplicas en las próximas horas.

En Ridgecrest, de 30.000 habitantes, hay una base militar de la Armada estadounidense, la Naval Air Weapons Station China Lake, un amplio espacio desértico donde se prueban bombas y misiles.

California es el estado más poblado de Estados Unidos, pero la zona del epicentro del terremoto, el desierto de Mojave es una gran área escasamente poblada.

En Los Ángeles, la policía y los bomberos no reportaron daños o heridos. El aeropuerto funciona con normalidad.