Es la mujer más longeva de Bolivia. Para formalizar la entrega de la vivienda, la visitó el presidente Evo Morales
La indígena quechua Julia Flores Colque, la mujer más longeva de Bolivia, recibió este domingo a los 118 años de edad su primera casa propia entregada por el Estado boliviano.

Lúcida y en buena condición de salud, “Mamá Julia”, como la conocen en Sacaba, poblado de los valles de Cochabamba (centro del país), donde reside, recibió la vivienda de 51 metros cuadrados, construida a un costo de 15.500 dólares en el marco de un programa estatal de asistencia habitacional a personas de escasos recursos económicos.

Aficionada a la música, aunque ya no puede interpretarla, la anciana recibió además de regalo un charango de parte del presidente Evo Morales.

El mandatario, presente en la entrega de la casa, solicitó a los familiares de Julia que la cuiden, pues “es un símbolo de la familia boliviana”.

La anciana, que se comunica en quechua, habitaba una pequeña casa de adobe de familiares, con un pequeño jardín donde conviven perros, gatos y gallinas.

La nueva unidad habitacional entregada fue construida en una superficie de 51 metros cuadrados y cuenta con dos dormitorios, cocina, baño y otras dependencias.

El gobierno municipal de Sacaba se ocupa de supervisar la salud de Julia, quien, por su edad, se desplaza en una silla de ruedas.

Morales indicó que la provisión del inmueble se hizo en el marco de un programa gubernamental creado para la provisión de unidades habitacionales de carácter social para las personas de escasos recursos económicos.

En su discurso, el mandatario explicó que pidió al Ministerio de la Presidencia la provisión de la vivienda social para “Mamá Julia” considerando que cumplirá 119 años el 26 de octubre próximo.