La conmemoración remite al día de la fundación de la Bolsa de Comercio porteña y, por extensión, a todos los comerciantes argentinos. Si bien no está ligada con el Día del Empleado de Comercio, que se celebra septiembre, sí puede tener – además – relación con el día de la fundación de la Sociedad Rural Argentina, que se instituyó otro 10 de julio, en este caso, de 1866.

Esta relación preexistente entre la producción agropecuaria y el comercio en nuestro país, ha quedado ilustrada en el pensamiento de Manuel Belgrano, quien había considerado que “Todo depende y resulta del cultivo de las tierras; sin él no hay materias primeras para las artes, por consiguiente, la industria, que no tiene cómo ejercitarse, no puede proporcionar materias para que el comercio se ejecute»