La semana pasada estuvo en Santa Fe el Ministro de Salud de la Nación, Ginés Gonzáles García, quien llegó a la ciudad para inaugurar, junto al Gobernador de la Provincia, Ing. Jorge Alberto Obeid, el flamante centro perinatológico del hospital J. B. Iturraspe.

En esa oportunidad, consultado por los medios de comunicación, el titular de la cartera sanitaria insito en la necesidad de que el Gobierno instale el debate por la despenalización del aborto.

Al respecto se pronunció hoy el Arzobispo santafesino, Monseñor José María Arancedo, quien estimó que con su insistencia, los gobernantes dejan al descubierto la intensión de distraer a la opinión pública hacia otros temas para no ocuparse de lo que realmente es importante.

En diálogo con LT10, el prelado afirmó que “a pesar de que ese sea un tema de gobierno cuando hay problemas mucho más serios para discutir, la postura de la Iglesia va a ser clara como lo ha sido siempre. Es un no rotundo”.

“El aborto es un crimen, por eso no es la solución para la pobreza ni para nada. No sé porque insisten con el tema pero a veces hay un problema cultural de fondo con el que nosotros como Iglesia no estamos de acuerdo”, dijo el sacerdote.

Por otra parte, manifestó su oposición a las intervenciones quirúrgicas de ligaduras de trompas y vasectomías que se están haciendo ya en los hospitales locales como método de anticoncepción.