Louisa Vesterager Jespersen, estudiante danesa de 24 años, y su amiga Maren Ueland, noruega de 28, fueron asesinadas cuando acampaban en un lugar aislado en las montañas del Alto Atlas.


Un tribunal antiterrorista marroquí condenó este jueves a muerte a tres hombres por el asesinato de dos turistas escandinavas, decapitadas en Marruecos en diciembre en nombre de la organización Estado Islámico (IS, en inglés).

El primero, Abdesamad Ejud, vendedor ambulante de 25 años, reconoció que organizó el asesinato con dos cómplices, Yunes Uaziyad, un carpintero de 27 años, y Rashid Afati, de 33.

Louisa Vesterager Jespersen, estudiante danesa de 24 años, y su amiga Maren Ueland, noruega de 28, fueron asesinadas cuando acampaban en un lugar aislado en las montañas del Alto Atlas, región montañosa del sur de Marruecos muy apreciada por los excursionistas.

Un total de 24 hombres sospechosos de estar vinculados a estos asesinatos y/o de pertenencia a una célula yihadista fueron juzgados desde comienzos de mayo en Salé, cerca de Rabat. Los otros 21 acusados recibieron penas de entre cinco años de prisión hasta la cadena perpetua.

Entre ellos figura un hispano-suizo convertido al islam, condenado a 20 años de prisión por “pertenencia a banda terrorista”. Siempre se declaró inocente.

El tribunal también condenó a los tres culpables de asesinato, y a uno de sus cómplices a pagar dos millones de dirhams (unos 190.000 euros, unos 210.000 dólares) por daños y perjuicios a los padres de Maren Ueland.

En cambio, rechazó la demanda de la familia de Louisa Vesterager Jespersen, que reclamaba 10 millones de dirhams (930.000 euros, 1,044 millones de dólares) al Estado marroquí, por su “responsabilidad moral”.