Un hombre que permanecía prófugo tras ser condenado a prisión por haber golpeado a un niño en Bariloche fue apresado días atrás en Mendoza.


La historia comenzó en el año 2015, en el departamento que el sujeto, identificado como Martín Fabre, compartía con su pareja y el pequeño hijo de ella. En los primeros días de abril se desató una discusión y el hombre arremetió contra el niño, provocándole lesiones graves.

Las acciones comenzaron con violencia verbal, pero luego terminaron en golpes, causando una fractura de cúbito distal, traumatismo facial, céfalo-hematoma frontal, edema malar, excoriaciones en el labio inferior interno, hematoma ocular derecho y traumatismo en toda la superficie de muslo derecho con gran impotencia funcional.

Fabre fue procesado por “lesiones graves en concurso real” y, dos años después, la 1ª Cámara del Crimen de Bariloche lo condenó a seis años de prisión. Tras la sentencia el hombre se fugó y permaneció oculto de la Justicia hasta que el 7 de julio cayó durante un operativo policial en Mendoza.

Efectivos de la División Delitos Contra la Integridad Sexual allanaron una vivienda en Las Heras y aprehendieron al sujeto para identificarlo. Al ser consultado sobre su identidad el sujeto dijo llamarse Nicolás D. Sin embargo luego los policías requirieron más datos personales, ante lo cual el hombre se puso nervioso. Allí los uniformados procedieron a utilizar el sistema biométrico de identificación, lo cual confirmó que el hombre mentía.

El reconocimiento dactiloscópico (tradicional de huella) arrojó que se trataba de Martín Fabre, el prófugo condenado en Bariloche.

Un equipo de la Policía de Río Negro vino hasta Mendoza a buscarlo y este jueves se produjo el traslado del detenido a la provincia patagónica.