La aerolínea British Airways ha suspendido sus vuelos al Cairo durante siete días, empezando desde hoy, para permitir evaluar la situación de seguridad en la zona, ha dicho la aerolínea en un comunicado, sin dar más detalles.

“Nosotros constantemente revisamos nuestros acuerdos de seguridad en todos los aeropuertos alrededor del mundo, y hemos suspendido los vuelos al Cairo por siete días como precaución para permitir una mayor evaluación”, reza el comunicado.

La aerolínea ha añadido que nunca operaría una aerolínea si no es seguro hacerlo. Preguntados por más detalles sobre por qué los vuelos habían sido suspendido y qué acuerdos de seguridad la compañía había revisado, una portavoz respondió: “Nunca discutimos asuntos de seguridad”.

Fuentes de tres aeropuertos egipcios han dicho a Reuters que el staff de la compañía británica estuvo chequeando la seguridad en el aeropuerto del Cairo los pasados miércoles y jueves. Pero no dieron más detalles.

El Ministerio de Asuntos Exteriores británico ha advertido sobre todos los viajes que no sean esenciales por vía aérea desde y hacia el centro turístico egipcio de Sharm el-Sheikh, pero no ha emitido advertencias similares contra los viajes aéreos desde y hacia El Cairo.