Emprendedores santafesinos vinculados a la organización de eventos, la decoración y diseño de arreglos florales, video y sonido, servicio de catering y cafetería compartieron cómo fue trabajar para el histórico evento que reunió a seis presidentes sudamericanos en Centro de Convenciones Estación Belgrano.

La llegada de cinco mil personas. El ingreso de 110 millones de pesos a la ciudad. La participación de 300 trabajadores de prensa de todo el mundo que se acreditaron para cubrir la reunión de seis presidentes que tuvo como escenario la Estación Belgrano. Esos son solo algunos de los números que dejó la 54° Cumbre de Mercosur, que tuvo también como protagonistas el trabajo de santafesinos, de empresas locales que prestaron sus servicios y se sumaron como proveedores al evento, representando el 90% del total. Emprendedores vinculados a la organización de eventos, a la decoración y diseño de arreglos florales, video y sonido, servicio de catering y cafetería compartieron sus experiencias y contaron lo que significó trabajar para que la Cumbre, un hecho sin precedentes en la ciudad, sea un éxito.

Experiencia que enriquece

Pablo Villaverde y Juan Francisco Ellena son los fundadores de Almacén de Flores que funciona hace siete años en la ciudad y tuvieron a su cargo el diseño de los arreglos y la ornamentación floral en los distintos eventos de la Cumbre que se desarrollaron en la Estación Belgrano, la Casa de Gobierno y en Ríos de Gula. No fue su primera experiencia en eventos de este tipo: en 2014 participaron en la Cumbre del Mercosur que se realizó en Paraná y trabajaron para el Hotel Alvear de Buenos Aires, entre otros grandes eventos en distintos puntos del país. Pablo compartió que “lo que te aportan este tipo de eventos es toda la parte protocolar, trabajando con la gente de Protocolo de Cancillería de la Nación, esa fue la experiencia más enriquecedora”.
Marcela Morello y Roberto Sureda son los titulares de Doradas Especialidades, empresa familiar que tuvo a su cargo el servicio de catering y cafetería de la Cumbre: estuvieron en todas las reuniones, preparatorias y plenarias, ofrecieron almuerzos buffet durante las cuatro jornadas y en los desayunos de cancilleres y presidentes, además de la carpa de prensa. Mantelería, vajilla, mozos, un menú para cada ocasión, fueron los puntos evaluados por el equipo de Cancillería de Nación para decidir qué empresa iba a ser la encargada de prestar el servicio de catering en los cuatro días que duró la Cumbre. Marcela y su equipo estuvieron en cada detalle. “Tuvimos un apoyo muy grande por parte de la Municipalidad, de la gente de la Agencia de Cooperación, Inversiones y Comercio Exterior. Ellos nos fueron guiando”, relata sobre las instancias previas a ser elegidos como proveedores en la Cumbre y recalca que “como experiencia fue muy enriquecedora y sumamente desafiante. El apoyo que tuvimos de la Municipalidad fue importantísimo en todo. Este es un momento histórico y como empresa estamos orgullosos de haber participado, realmente fue un trabajo en equipo”.
María Cecilia Iommi integra Sombrero Rojo Eventos y Comunicación junto a su socia Antonella Scaglione. Durante la Cumbre trabajaron de forma coordinada con otras empresas locales responsables del catering, mantelería, audio, video e iluminación. “Para nosotras y nuestro equipo de trabajo –recuerda Cecilia- fue un gran desafío, una enorme responsabilidad y un honor ser parte de la Cumbre, trabajamos con el objetivo de ser opción sin margen de error, ya que las otras 53 ediciones las organizaron empresas ya consagradas en el segmento corporativo e institucional”. En lo personal, consideró que el evento “no tiene precedentes en la vida de las empresas y emprendimientos santafesinas” y destacó “el placer que uno siente al validar a este nivel su formación académica y su desarrollo profesional”.
La empresa Yowon, que tiene como a uno de sus integrantes a Daniel Ulla, fue la encargada de prestar los servicios de video, iluminación, sonido, informática y baños VIP. Daniel compartió que desde que se enteraron que la Cumbre se iba a hacer en Santa Fe “nos pusimos en ese momento el objetivo de realizarla y empezamos a trabajar para eso”. Sobre la elección de la empresa por parte de Nación, contó que “quedamos seleccionados con otra empresa de Buenos Aires que realiza todas las cumbres y decidieron por Yowon. Fue muy complejo el pliego a presentar porque tenía que cumplir con normas internacionales”, recuerda el integrante de la firma que contó con 120 empleados durante el desarrollo del evento.

Anecdotario

Para Marcela y su equipo, cada reunión eran desafíos a afrontar, ya que en algunas se sabía en el momento cuántas personas iban a participar: “Había diferentes reuniones. Por ejemplo, el último día estuvo el ministro de Economía reunido con empresarios y se hizo un desayuno a la mañana, antes de que llegaran los presidentes. O la condecoración que recibió el canciller Faurie de parte de Paraguay”, recuerda y concluye que “como experiencia fue fantástica y muy enriquecedora. Aprendimos muchísimo. Todo fluyó bien, había predisposición de parte de todo el mundo”.
“Una anécdota que podemos contar es que en estos eventos todo va un tiempo más acelerado que en un evento convencional. Lo que nos pasó, por ejemplo, en lo que era el VIP de presidentes, a los 45 minutos de haber sido usado, se tenía que convertir en el almuerzo de presidentes. Había que sacar todos los sillones, que lo hicieron obviamente los chicos decoradores, entrar el servicio de catering para poner la mesa, y nosotros estar atentos para poner todas las flores antes de que empiecen a poner toda la vajilla. Eso se armó en menos de media hora. Se armó rápido y coordinado”, cuenta Juan de Almacén de Flores y aclara que “en otro tipo de eventos no se ve esto, porque generalmente uno tiene mucho tiempo para armar un sector de livings, un sector de comida. En este caso fueron solo entre 30 y 40 minutos, y la verdad fue un éxito total porque salió impecable”.

En cada detalle

El VIP de presidentes, las salas bilaterales, el hall de ingreso a la Estación, el plenario, el primer piso donde se hicieron las reuniones preparatorias de Cancillería. Cena y almuerzo de presidentes y cancilleres. Cada espacio, cada encuentro tuvo un arreglo floral especial. “Para la selección de las flores nos manejamos con una idea: que cada evento en sí dentro de la Cumbre, tanto sea un almuerzo, una cena, una conferencia de prensa, íbamos generando espacios con distintas flores para que no se repitan, para que no parezca todo lo mismo, como si fuera que yo saco un centro de mesa del VIP de presidentes y lo llevo a la Sala de Conferencias, sino es que la idea es que cada uno tenga su propia identidad”, detalló Juan.
Poco más de un mes les llevó a Pablo y Juan llegar con todo lo pedido para la Cumbre: diseño de los arreglos, pedido de flores a cada cultivo, a cada mercado de flores. “El pelo por pelo”, hacer cada arreglo con sus detalles, es decir, la mano de obra concreta demandó una semana de trabajo ininterrumpido. “Nos encanta trabajar en este tipo de eventos, significa siempre un nuevo desafío, una nueva creación, pensar las cosas y repensarlas de nuevo siempre también pensando en lo que son las tendencias en flores a nivel mundial e internacional. Consideramos que hay que mirar más allá de lo que nosotros tenemos a mano. Por ejemplo, de la Cumbre anterior a esta replanteamos absolutamente todo de cómo tenía que ser, qué teníamos que poner, qué flores elegir y qué diseño. A todo lo hicimos totalmente diferente y con otro concepto después de varios años que lo habíamos hecho. Cada nuevo evento es un nuevo desafío”, afirmó Pablo.

Halagados y reconocidos

“Cuando terminás, es emocionante saber que todo salió perfecto y tener el okey de las personas que son las encargadas de todos estos eventos, en este caso del canciller Faurie, del presidente Macri y de la gente que trabaja en protocolo. Sabemos por la gente de Cancillería que quedaron muy contentos y recibimos muchos halagos. Hemos recibido halagos de floristas de Buenos Aires de gran trayectoria y muy reconocidos que nos han mandado mensajes, felicitándonos por nuestro trabajo. Eso nos enorgullece y nos pone muchas pilas para seguir trabajando”, expresó Pablo. Daniel Ulla sumó que “algo para destacar es la felicitación personal del canciller y los jefes técnicos y de informática de cancillería por el excelente servicio prestado”.
Cecilia Iommi contó que “fuimos partícipes de un encuentro con el canciller Jorge Faurie en el que calificó los servicios santafesinos con nivel de excelencia, dignos de conquistar la concreción de más eventos de escala internacional”. Marcela compartió que “la anécdota más grande fue cuando el presidente Mauricio Macri se acercó en el desayuno presidencial y tuvimos un diálogo en el cual me preguntó sobre nuestra empresa y mi familia. También se acercó a saludarnos muy cordialmente nuestro intendente José Corral, y nos sorprendieron las felicitaciones en persona realizadas por el canciller Jorge Faurie a todos los proveedores que estuvimos involucrados en la cumbre. Creo que como santafesinos estuvimos a la altura de lo que se necesitaba. Por lo menos es lo que la gente de cancillería y de protocolo nos dijo, que realmente había estado todo como ellos pretendían, y esa es la satisfacción personal que nos queda, que se pueden hacer las cosas bien”.