La pequeña se encontraba en una carpa tambaleante ubicada entre Oroño y el río.

La Guardia Urbana Municipal (GUM) rescató a una beba que estaba viviendo en una carpa sobre la barranca en Oroño y el río, que era aparentemente maltratada por su madre, que cuando llegaron los agentes municipales se encontraba en evidente estado de ebriedad. La pequeña fue llevada al Hospital Vilela, y quedó bajo el cuidado de la Secretaría de la Niñez.

La GUM llegó al lugar ante una denuncia telefónica realizada por una persona que vio la situación. Una de las agentes que participó del operativo contó que la carpa estaba pasada la baranda, a un metro de caer a río. Y que además se encontraba en estado de absoluta endeblez por el viento.

La beba, Lupe, estaba con la madre adentro de la carpa. Ante la presencia de la GUM, la mujer salió con la pequeña en un brazo y una botella de alcohol en la otra mano.

Los efectivos municipales quisieron dialogar con ella, pero fue imposible, por la agresividad de la mujer, que incluso llegó a golpearla. En un momento, ofuscada, tiró a la beba adentro de la carpa, “como si fuera un trapo de piso”. “Estaba incontrolable”, manifestaron testigos del lamentable episodio.

Se decidió entonces llamar al 911 y con asistencia policial se rescató a la beba, que estaba mojada porque no le habían cambiado los pañales. La pequeña quedó bajo la custodia de la Secretaría de la Niñez, mientras que la madre fue demorada en la seccional 2ª.