El gobernador insistió con las chances electorales de Consenso Federal, aunque reconoció que la polarización está entre Macri y Fernández. En caso de un eventual balotaje entre esos exponentes, habló de dar “un buen debate” dentro de su espacio para “fijar una posición”.

El actual gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, se refirió al panorama electoral de cara a las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso) presidenciales. Defendió la apuesta de Consenso Federal y aseguró que la meta es llegar a octubre con posibilidades. Por otra parte reconoció que la polarización entre Macri y Fernández es notoria, pero que en la provincia hay “un voto muy consolidado” para el Frente de Todos que se ubica “arriba del 35%”.

En diálogo con Futurock, planteó que en Consenso Federal “hay una apuesta fuerte a tratar de lograr el mejor resultado y de tener alguna chance para octubre”, y advirtió: “Si así no fuere y llegamos a octubre con un balotaje entre Mauricio Macri y Fernández, creo que va a ser un buen debate el que tendremos que darnos para fijar una posición”.

Aunque deslizó esto último como una posibilidad, también expresó que no tiene aún una posición personal definida al respecto. De hecho aseguró que no sería “oportuno” expresar una tendencia por una u otra fórmula en este momento.

Al respecto analizó que la polarización es “una clara estrategia incentivada por varios medios de comunicación que ignoran al resto de los candidatos” pero que se trata de un fenómeno que “influye en la opinión pública”.

Más allá de esa posibilidad, manifestó que por ahora “no” lo “imagina” al precandidato a presidente de Consenso Federal, Roberto Lavagna, “formando parte de un eventual gobierno de Alberto Fernández”, pero consideró que “no dejaría de ser un gesto interesante si así fuere”.

Lifschitz, uno de los principales apoyos de la candidatura de Lavagna, recordó que el ex ministro de Economía y Fernández “se conocen porque fueron parte del gobierno de Néstor Kirchner”, pero señaló que hablar de la participación del economista en un eventual gobierno del precandidato a presidente por el Frente de Todos es “futurología”.

Al analizar las tendencias electorales en Santa Fe, el gobernador aseguró que “hay un voto que está muy consolidado, en su momento para Cristina Fernández y ahora para la fórmula Fernández Fernández”, reconoció que ese caudal de votos está “arriba del 35%”.  En referencia al actual presidente, Mauricio Macri, estimó que “hay un leve crecimiento en la intención de voto, pero aún hay un importante porcentaje de indecisos”.

Más allá de las proyecciones, el líder socialista manifestó: “Falta mucho, hay que esperar a agosto, llegar a octubre y finalmente ver cómo el nuevo gobierno plantea su esquema de gobernabilidad hacia adelante”. En referencia al gobierno que asuma en diciembre, aseguró: “Cualquiera que sea presidente va a necesitar un gobierno de coalición y amplios apoyos legislativos porque este país es muy difícil de manejar en situaciones de crisis como las que estamos atravesando”.

De todos modos, insistió en que “sigue habiendo un porcentaje importante de indecisos” y que por ese motivo, “el final es abierto y no hay que apresurarse a hacer pronósticos”.

“Estas primarias que no definen nada nos van a dar la primera fotografía de lo que piensan los argentinos y cuáles son las expectativas”, afirmó.

Nuevo sistema electrónico

Sobre el sistema de transmisión electrónica de telegramas para el escrutinio provisorio que tendrá a su cargo Smartmatic, Lifschitz sostuvo que les “preocupa” porque “es una empresa que tiene pocos antecedentes”.

En tanto, señaló: “Todos sabemos que en una relación tan pareja como puede ser en esta oportunidad, los resultados provisorios son muy importantes porque pueden definir una tendencia, o en algún punto definir una elección”.

Lifschitz agregó que “es un error del gobierno haber dilatado tanto esa definición y llegar a la fecha de elecciones sin tener un sistema probado y suficientemente confiado para todos los sectores políticos”.

Por último, aseveró: “No me animaría a decir que alguien tenga intención de fraude, pero sí puede haber errores, inconsistencias técnicas, problemas con el conteo de los votos y esto puede generar muchísimos conflictos”.