Defensorías de Niños, Niñas y Adolescentes del país se manifestaron en contra del Servicio Cívico Voluntario. “Es inoportuno abordar la problemática de los jóvenes “ni, ni” con una mirada desde la seguridad”, sostuvo Analía Colombo, Defensora de Niños, Niñas y Adolescentes de Santa Fe.

En el mismo sentido, la Defensora Colombo , indicó que la semana pasada tuvieron conocimiento de “un decreto, de una resolución, en realidad, ministerial, del Ministerio de Seguridad de la Nación, por la cual se creaba un servicio cívico voluntario en valores”, y que les “llamó la atención hasta el título…por lo cual nos pusimos de acuerdo para este comunicado”.

“Se invoca como fundamento de esta suerte de reclutamiento bajo un Ministerio de Seguridad cuestiones que nada tienen que ver con el paradigma de protección integral – explicó la funcionaria a un medio local- y el enfoque de derechos y, si bien las fundamentaciones que hay son numerosos problemas que todos sabemos y son de público conocimiento, es que parte se debe en el retiro de políticas sociales y de infancia del Gobierno nacional, no nos parece que la forma sea una oferta represiva, una Gendarmería, un Ministerio de Seguridad, sino que el enfoque en derechos y la forma de un joven tiene que estar fuera del alcance de economías delictivas, de consumos problemáticos es la familia, el amor, la educación por sobre todas las cosas y esto fue lo que motivó que los cinco defensores de Niños del país tomáramos esta postura y la reflejáramos en un comunicado”.

Además, Colombo calificó al “servicio” como “una figura con una característica absolutamente carente de contenido”: “nos parece que la educación es obligatoria, laica, gratuita y en un país democrático como en Argentina, tanto la primaria como la secundaria son obligatorias y, como bien vos decís, requiere de una carga, una constancia y donde, digamos, todos los sistemas educativos son viables, no nosotros, y esto lo dicen también los organismos internacionales, son derechos humanos de niños y jóvenes, requieren de una presencia de la familia y del Estado constante y permanente”, añadió. Por eso, consideró que “un estado que no tiene que aparecer a través de una fuerza represiva, sino que tiene que aparecer a través de un sistema de protección integral que está compuesto por casi todos los ministerios de un gabinete, ya sea nacional, provincial o municipal encabezados por Desarrollo Social, seguido por Educación, Salud, Cultura y creemos que la fuerza de seguridad cumple un rol, transversal en todo lo que es ciudadanía, pero no una misión fundamental como es la de adoctrinar en valores que, por otra parte, no sabemos a qué se orientan y una franja etaria compleja, entre 16 y 20 años”.

En tanto, la Defensora provincial de los niños recordó que “los jóvenes que llegan a ser “ni, ni” es porque el Estado nunca estuvo presente”, y que “si un Estado invierte en la generación de oportunidades desde el inicio de la vida de un joven a través de su familia para que su familia tenga vivienda, para que sus padres tengan trabajo, para que tengan un proyecto de vida anclado en la educación pública y gratuita, en la salud y en el complemento de la cultura, no llegamos a los jóvenes “ni, ni”.

Finalmente, anticipó que habrá unas jornadas los días 3 y 4 de septiembre en Rosario sobre Enfoque y mirada restaurativa en políticas públicas de jóvenes, “que apunta a una mirada preventiva y anclada en la educación”. “No es posible abordar a un joven ni desde la justicia ni desde la seguridad, lo que hay que tratar de tener es un foco es de la primera infancia y, luego, aun cuando este joven haya llegado a la adolescencia, esa es la educación, que tiene que estar complementada por un montón de otras políticas públicas porque un maestro, claramente como vos decís, no pude hacer este trabajo en soledad, sino que tiene que hacerlo con toda la apoyatura del Estado y a eso se apunta desde la Convención de los Derechos del Niño, que este año cumple 30 años”, concluyó.