El violento episodio tuvo lugar el domingo pasado. Según el padre de la víctima, ya había tenido una pelea con el mismo empleado de seguridad tiempo atrás

Parecía ser un apacible festejo del Día del Amigo, pero por causas desconocidas, un joven de 22 años la pasó muy mal a la salida de un boliche ubicado sobre la ruta nacional 168, cuando fue golpeado por un patovica del predio.

En el video, se ve como Ezequiel se enfrenta al sujeto, quien lo golpea y luego lo derriba. Lo más sorprendente, es que el joven queda tirado en el suelo y nadie hace nada por levantarlo.

“Yo estaba en el baño mientras mis amigos me esperaban en la puerta. Cuando salí este hombre me preguntó qué me pasaba, me empezó a empujar y me llevó hasta la puerta del boliche”, relató el joven.

Según Ezequiel, cuando le pidió volver a entrar porque estaba con sus amigos, el hombre le dio un primer golpe en la boca. “Después me fui para atrás y vi que sacó un elemento contundente. Me pegó con eso en la nariz, me caí y a partir de ahí no me acuerdo nada más”, contó.

“Al rato me levantaron unas chicas y un policía y me apoyaron en auto hasta que vino mi viejo”, relató el joven. También se refirió a lo sucedido hace un tiempo atrás con el mismo hombre. El chico estaba con una gorra en el boliche cuando el encargado de la seguridad lo obligó a sacársela. “Como no le hice caso me agarró del cuello y me pegó”, aseguró.

En cuanto a las denuncias, su padre Hugo dijo que la vez anterior también lo notificaron en la comisaría pero no pasó nada. “Cuando lo golpeó por primera vez yo fui al boliche y hablé con él en las oficinas, pero negó lo que había hecho”, recordó.

Respecto a la última golpiza que recibió su hijo, contó que los dueños del lugar le enviaron un mensaje por WhatsApp en el que le escribieron que “hoy lo echaban porque ese tipo no puede trabajar nunca más”. Asimismo, el hombre aclaró que le anunciaron que se iban a comunicar personalmente.

Hugo, que hace 22 años trabaja como inspector de espectáculos, recordó que en varias oportunidades intercambió discusiones con el hombre que golpeó a su hijo debido al proceder violento del patovica.

Por último, el padre de Ezequiel aclaró que lo que pasó es “algo personal” y que “no menciono al boliche porque no tiene nada que ver y tampoco puedo meter a todo el personal de seguridad en la misma bolsa”.