Este sábado muchas mujeres italianas saldrán a la calle sin sujetador. Se trata de una propuesta que han lanzado dos jóvenes de Turín, Nicoletta Nobile y Giulia Trivero, para apoyar a la capitana alemana del Sea Watch 3 , Carola Rackete, que fue insultada en las redes sociales y por un diario ultraconservador italiano por no llevar esta prenda cuando declaró la semana pasada ante la Fiscalía de Agrigento, en Sicilia, donde está siendo investigada por favorecer la inmigración clandestina.

“En el momento en que el debate político es oscurecido por la enésima vez, y la deslegitimación de los argumentos se perpetra a través de la humillación y la censura del cuerpo femenino, proponemos una jornada para afirmar el derecho de no vestir sujetador sin por eso ser tomadas menos en serio”, lanzan las turinesas en el evento de Facebook de la campaña, titulada “freenipplesday” (día de los pezones libres).

La polémica
“Carola Rackete sin sujetador en la Fiscalía. Un descaro sin límites”, titulaba Libero.

La polémica la inició el periódico Libero, que tituló su artículo sobre la interrogación a la capitana con la frase “Carola Rackete sin sujetador en la Fiscalía. Un descaro sin límites”. No sólo eso, sino que en el cuerpo de la noticia el diario insistía en la falta de sostén. “Un poco de decencia de más en un lugar público no iría mal, aunque para quien venera el concepto de libertad despreciando la ley o las autoridades militares, en el fondo, el seno es el último de sus pensamientos”, rezaba el texto.

No es la primera vez que este periódico publica este tipo de titulares grotescos. En enero, el texto en portada rezaba “baja el PIB, pero argumentan los gays”. En el 2017 también indignó su cabecera sexista contra la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi. Tituló “Patata caliente”, pretendiendo explicar los problemas que atravesaba la regidora con un uso del lenguaje vulgar que se refiere al órgano sexual femenino.

La gesta de este medio sobre Rackete provocó que las redes sociales italianas se llenasen de comentarios machistas, pero también de la protesta de muchas feministas, periodistas o políticas indignadas porque continuamente se juzgue a las mujeres por su modo de vestir.

“Escandalizarse por que una mujer no lleva un sujetador por una parte hace que nos distraigamos del verdadero contenido (de la noticia) y por la otra se vuelve a utilizar el cuerpo de la mujer”, insisten Nobile y Trivero al diario La Repubblica.

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, mantiene una especie de batalla personal con la capitana, y también ha querido comentar la polémica del sujetador. “¿Y vosotros el sábado cómo os vestís?”, ha preguntado, con sorna, a sus seguidores.

Después de ser liberada por una juez de Agrigento, y mientras sigue siendo investigada en Italia tras haber atracado sin permiso en Lampedusa para poner a salvo a los 40 migrantes que había rescatado, Rackete se encuentra ahora en Alemania.