La Asociación Civil Democracia Directa se refirió al proceso de transición que se inició en la ciudad de Santa Fe y que comenzó, de manera confusa, con una reunión de tipo “privada” entre el Intendente electo, Emilio Jaton, y quien está en funciones actualmente, José Corral.


En tal sentido, los integrantes de Democracia Directa, Pablo Benito y Carolina Walker, han solicitado actuar a modo de observadores del proceso y de las reuniones para cumplir el objeto de transparentar y transmitir a los ciudadanos la situación de la ciudad.

Para los miembros de Democracia Directa, la experiencia nacional en que el debate se instaló en determinar “la herencia”, hizo un daño a la institucionalidad que no puede repetirse.

“Un cambio de gobierno es una gran oportunidad para echar luz sobre aspectos desconocidos de la gestión de la administración pública, en este proceso no pueden intervenir sujetos a título personal sino en su carácter de la función pública que ocupan”, explico la abogada Carolina Walker.

A su vez, el periodista Pablo Benito, parte de Democracia Directa, expresó que “cuando nos referimos a la democracia directa lo hacemos en referencia al derecho constitucional del ciudadano a °saber de qué se trata° para tener los elementos de control sobre sus representantes. En el caso de la transición, no hay motivo alguno para que este se haga de manera privativa de la publicidad de un acto de gobierno que influirá en el futuro de la gestión, en este caso, municipal. No puede ser excusa, para la política, la duda de que dejó uno y que recibió otro. La auditoría, o no, de las gestiones no pueden actuar a modo de extorsión o negociación y por eso es fundamental hacerlo de cara a la población. Debería ser elemento de seguridad, también, de funcionarios entrantes y salientes.”

Por último, desde la Asociación indicaron que este es el objeto de la ONG y es limitar la discrecionalidad de los representantes promocionando y promoviendo los institutos de participación y protagonismo ciudadano.