La recuperación estuvo sostenida por la cosecha récord. La producción del campo avanzó casi 50%. El comercio y la industria siguen en baja.

La mejora en la producción agropecuaria permitió a la actividad anotar su primera suba interanual luego de año en retroceso. Según el Indec, la economía creció 2,6% contra el mismo mes del año anterior y 0,2% medido intermensualmente. El comercio y la industria, por su parte, se mantienen en caída.

La cosecha récord hizo que la actividad agropecuaria mejorara casi 50%, de acuerdo al Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE). La cifra tiene esa magnitud porque la base de comparación que dejó la sequía del año pasado fue baja: en abril, mayo y junio de 2018 el campo había registrado derrumbes de 28%, 32% y 31%, respectivamente.

El EMAE reflejó que la economía volvió a la senda de la recuperación luego de haber interrumpido esa tendencia en abril. Fuentes oficiales aseguraron que esa caída intermensual, la única desde diciembre, estuvo ligada a la suba del dólar de fines de marzo.

“Ese crecimiento tuvo un desvío en marzo por un incremento transitorio en la volatilidad financiera, pero volvió en abril, cuando la economía creció 0,9% sin estacionalidad, y se consolidó en mayo”, consideraron desde Hacienda.

Quitando de lado el impacto positivo del campo, el resto de los sectores de la economía todavía muestran caídas interanuales. La industria tuvo un retroceso en mayo de 6,5%. Se trató del décimo tercer mes seguido con números en rojo, pero la baja de mayo fue la menor desde agosto del año pasado, lo que marca que el declive es cada vez menos pronunciado.

El comercio mayorista y minorista, en tanto, sufrió un desplome de 11,4% y llegó al año completo de retrocesos interanuales. A diferencia de la actividad industrial, este sector no desaceleró su caída. En los últimos siete meses, de hecho, tuvo descensos a ritmo de dos cifras.

Desde el Palacio de Hacienda apuntaron que para los próximos meses “se espera que la campaña agrícola, que a diferencia de 2018 gozó de buenas condiciones climáticas, continúe aportando al crecimiento. “Lo mismo se espera de la construcción, que en mayo registró el número de permisos de construcción más alto desde mayo de 2017”, sostuvieron.

“También se aguarda que comience a impactar la mejora en los salarios reales producto de las negociaciones paritarias, que en su mayoría se firmaron en mayo y junio, y de la desaceleración de la inflación que se viene observando en las últimas semanas. Todo esto permite imaginar una continuidad del crecimiento en los meses que siguen”, concluyó la cartera que encabeza Nicolás Dujovne.