Guido Lagier, productor yerbatero, se lamentó que no les llega las ganancias por el incremento en el consumo de la yerba mate en góndola, registrado en los últimos meses. “El último orejón del tarro es el productor y el problema está en el Inym”, lanzó.

El informe, elaborado por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), indica que en mayo los argentinos consumieron 24,95 millones de kilos de yerba mate elaborada, lo que para los primeros cinco meses del año eleva el consumo interno a 114,03 millones de kilos.

También en mayo las ventas se incrementaron un 6,1 por ciento y la industria despachó 1,44 millones de kilos más de yerba mate que en abril.

“El último orejón del tarro es el productor y la Ley del Inym está mal hecha, porque pide unanimidad, entonces el secadero o el molinero siempre se opone”, manifestó.

Por otra parte, acusó que los que protestan en Posadas pidiendo subsidios no son tareferos, “son vagos…le tiras una tijera de podar en la mano y empiezan a llorar, tareferos faltan”, declaró.