Agentes municipales y policiales realizaron múltiples operativos nocturnos entre jueves y domingo.

 

Este fin de semana se remitieron 56 vehículos durante operativos preventivos y de control vehicular realizados en Rosario, ante la detección de diversos incumplimientos a las normas de tránsito. De ese total, hubo 45 casos de alcoholemia.

Entre el jueves a la noche y este domingo a la mañana, agentes de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana municipal y de la Policía concretaron 351 intervenciones en horario nocturno, en aquellas zonas de la ciudad donde se registra un mayor flujo vehicular.

“Se procedió a la realización de test de consumo de alcohol y los resultados fueron positivos en 45 conductores. El nivel de alcohol en sangre más alto que fue medido es de 2,03 siendo que el máximo aceptado es de 0,50 gramos”, advirtió el secretario Guillermo Turrin.