Los restos de Liam Rodríguez, que murió a los dos años, no se encontraban en el féretro cuando la Justicia lo exhumó. Es el cuarto caso de este tipo en el Municipio de General Alvarado desde 2017.

El cadáver de un nene de 2 años fue robado del cementerio de la ciudad balnearia de Miramar, según confirmaron este lunes fuentes policiales tras la exhumación de la sepultura, y es el cuarto caso de este tipo en el Municipio de General Alvarado desde 2017.

La profanación de la tumba perteneciente al niño identificado como Liam Rodríguez, fallecido el 4 de febrero último en esa ciudad bonaerense tras un accidente doméstico, fue confirmada este lunes a la tarde, a partir de la apertura realizada por orden de la Justicia.

La exhumación fue realizada por personal policial y agentes municipales, que descubrieron que el féretro estaba vacío.

Los padres de Liam, Camila Rodríguez y Nahuel Cepeda, habían reconocido días atrás algunas prendas que pertenecían a su hijo, y que habían sido encontradas en las inmediaciones del cementerio durante las tareas de búsqueda del cuerpo de Ciro Lescano, otro niño robado recientemente del mismo lugar.

El hallazgo de unas bermudas de jean y una campera de niño había sido revelado por la madre de Lescano a través de Facebook, y los padres de Liam denunciaron que pertenecían a su hijo.

El viernes último, la pareja realizó un reconocimiento físico de las prendas, y a partir de entonces el fiscal Alejandro Pellegrinelli, a cargo temporalmente de la Unidad Funcional de Instrucción Descentralizada de Miramar, solicitó a la justicia de garantías la exhumación, que se realizó después del mediodía.

Fuentes cercanas a la causa señalaron que la tumba de Liam tenía una construcción de material abovedada, realizada cuatro días después de su entierro, por lo que no se descartaba que el cuerpo hubiera sido robado antes de que fuera construida.

Liam murió el 4 de febrero de este año, luego de que un televisor se desprendiera de un soporte colgante y le cayera sobre la cabeza.

Este caso se suma, así, al robo del cuerpo de Ciro Lescano, descubierto por su madre en el mismo cementerio el último 8 de julio.

Y es además el cuarto caso similar en el partido de General Alvarado: en marzo de 2017 se descubrió el robo del cuerpo de Matías Valentino Fernández, y nueve meses más tarde, el de Ciro Aranda.