Se trata de un caso particular por ser un menor de edad. El organismo pedirá a la familia de Thiago Lapp documentación para justificar el ingreso.

El caso del chico argentino que ganó 900 mil dólares (unos 40,4 millones de pesos) tras terminar en quinto lugar en el Mundial de Fortnite, en los Estados Unidos, abrió un debate entre contadores y abogados tributaristas, incluso los que integran la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el organismo que recauda los impuestos.

La discusión tiene que ver con qué derecho tendría el fisco para cobrarle el impuesto a las Ganancias a Thiago “K1ng” Lapp -en realidad a sus padres, por tratarse de un menor de edad- por el premio que se adjudicó en ese torneo internacional. La controversia se basa en que, para algunos expertos, solo la “habitualidad” en este tipo de ingresos podría justificar el pago de ese impuesto.

Según explicaron fuentes de la AFIP a TN.com.ar, los funcionarios del organismo tributarios están analizando el caso. “Cuando la familia esté en el país se le va a solicitar a los padres, que son los responsables del niño, que presenten la documentación para justificar este ingreso. A partir de ahí, se determinará cómo deberían tributar por este premio”, comentaron.

De acuerdo a lo que explicó Iván Sasovsky, director del estudio Sasovsky, “en este caso debería analizarse la periodicidad (de ese ingreso) para poder cobrar el impuesto a las Ganancias”. Esa habitualidad se define en que la actividad que produjo esa remuneración tenga como “objetivo primero y principal obtener una renta”; en segundo lugar la frecuencia; luego la relación que guarda el sujeto con la actividad que desarrolla y por último la “importancia relativa” que pudiera tener con otros ingresos.

Claro que el caso en cuestión es particular, además, porque se trata de una chico de 13 años que obtuvo un ingreso millonario. La ley del empleo en la Argentina reconoce como edad mínima para entrar al mercado de trabajo los 16 años, así que no podría ser encuadrado en ninguna categoría laboral. “Si se tratara de un gamer mayor de edad, cuya profesión es ganar dinero a través de este tipo de certámenes, podría en ese caso ser evaluada la habitualidad potencial”, explicó Sasovsky.

Otros deportistas que permanentemente generan ingresos en torneos disputados en otros países, como podrían ser los tenistas, pagan por un lado impuestos en el país en que se produjo esa ganancia y otra parte en la Argentina, según comentó el abogado especialista en derecho tributario. En ese sentido, otro elemento a tener en cuenta deberá ser qué parte del impuesto cobrará el Estado estadounidense y cuál la AFIP.

En el caso de que primero deba tributar ante el fisco de los Estados Unidos, podrá ser tomado “a cuenta” de lo que deba pagar eventualmente en la Argentina, para evitar que exista una doble imposición. La alícuota de Ganancias que debería abonar Lapp por su premio sería de 35%. En EEUU el porcentaje máximo que retiene por ese tributo es de 30%.

Otro tipo de premios, como son los que se obtienen por juegos de sorteos y apuestas deportivas hípicas, tienen su propio régimen de pago de impuestos. Si la ganancia supera los $1200 -el monto mínimo exento establecido por el fisco-, AFIP cobra el 31% del monto total obtenido por el ganador.