Los portorriqueños ya estaban cansados de Roselló. Era un secreto a voces. Sólo faltaba un líder. El espacio lo ocupó un artista gay que con solo dos publicaciones en las redes sociales marcó un hito en la historia.

Analía De Luca

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, ha presentado esta semana su renuncia al cargo, tras una multitudinaria protesta en las calles que captó la atención de la prensa mundial. La comunidad puertorriqueña exigía su dimisión, tras filtrarse unos chats que el Gobernador mantuvo con miembros de su gabinete, que, entre otras cosas, incluían insultos a la alcaldesa de San Juan e intenciones de asesinarla, burlas a los muertos durante el huracán María y alusiones al propio… Ricky Martin.

El Watergate Tropical

Salvando las distancias geográficas y temporales, las analogías son impresionantes: altos funcionarios estadounidenses, material filtrado, fuentes anónimas, periodistas tenaces… Las diferencias las marcan, en este caso, la tecnología y… Ricky Martin. En el centro de la escena, el músico involucrado en los chats no solo se distancia de aquellos artistas que opinan que “no hay que mezclar el arte con la política” sino que toma la posta, convoca a sus seguidores a través de las redes sociales y encabeza la protesta de cuerpo presente.

Lo que entonces lideraron los medios con el apoyo de la opinión pública, se invierte, en esta oportunidad, y la gente, liderada por un artista autóctono pero de relevancia mundial, toma las calles pacíficamente y exige, no pide, exige, la renuncia de quien, hasta según el presidente Donald Trump, “es un gobernador terrible”.

Con la prensa internacional tomando el pulso del proceso, solo doce horas después, Ricardo Roselló presenta su renuncia, mientras Ricky Martin manifiesta: “Lo logramos, y lo logramos en paz, sin armas, como Gandhi. Exigimos respeto y nos escucharon”.

Cómo cambiar de gobernador

“El que vive tan arriba, que tenga mucho cuidado, porque una plumita sola lo pude tirar abajo” (María Elena Walsh, “El castillo que hizo ¡plaf!”). Ni la alcaldesa de San Juan ni la presidente del Concejo de Nueva York, damnificadas por los chats al mismo nivel que Ricky Martin, pudieron canalizar la protesta de la manera en que lo hizo el artista. Otros músicos, como Bud Bunny o Residente, se sumaron a la movilización. Sin embargo, Ricky Martin, y solo Ricky Martin, ha quedado hasta en los memes del día después. ¿Por qué? Dos días antes de la marcha, el cantante convocó a sus coterráneos -a través de sus redes sociales- a marchar contra Ricardo Roselló. Si bien la protesta ya se estaba organizando, la confirmación de su presencia en la marcha -con un empático mensaje- movilizó a los indecisos: “a Ricardo Roselló, que no lo queremos en el poder, que estamos cansados, ya puerto rico ha sufrido muchísimo y no podemos más con el cinismo de estos líderes… afortunadamente salió el chat porque se desenmascaró todo el mundo; se burlaron de nuestros cadáveres, se burlaron de la mujer, se burlaron de la comunidad LGBT, se burlaron de gente con discapacidad física y mental, se burlaron de la obesidad, basta ya, no pude ser”, decía el músico.

Se refería a todos los chats y pruebas de malversación de fondos pero, fundamentalmente, Roselló se había burlado de él, era una cuestión personal. Entre los mensajes que el Gobernador había mantenido con funcionarios cercanos, no solo se hablaba de lo gustosos que asesinarían a la alcaldesa Carmen Yulín Cruz a quien -además- consideraban loca, o de cuán promiscua pudo haber sido la presidente del Concejo de Nueva York, Melisa Mark, o se preguntaban si habían sobrado cadáveres del huracán María para alimentar a los cuervos, sino que, específicamente, Roselló había recibido un mensaje de un colaborador directo que decía: “nada dice opresión patriarcal como Ricky Martin. Es un machista tan machista que se coje a los hombres porque las mujeres no están a la altura. Es un patriarcado puro”. En cuestión de horas, estas palabras se podían leer en los confines del globo.

Pelea como un hombre

Ya más tranquilo, Ricky Martin ha demostrado al mundo qué es lo que le queda a su altura. Y aunque reconoció haberse angustiado “como una loca”, es ahora, cuanto menos, un caudillo nacional. Y ha dejado una advertencia en un segundo mensaje al pueblo que, entre otras cosas dice: “algunos de los líderes del mundo no podrán dormir esta noche, estoy seguro de que algunos están nerviosos”.

“No dejaremos que nadie vuelva a caminar sobre nosotros. Estaremos atentos, vigilantes. Hay mucho que hacer ahora. Es que ahora tenemos que trabajar más que nunca. Tuvimos éxito hoy porque estábamos unidos (…) Y ahora, salid a la calle. Vaya a celebrar (…) Quiero agradecer a los miembros de la prensa por mantenernos informados. Gracias. Debido a su excelente trabajo, todo el mundo escuchó. Estoy seguro que algunos de los líderes del mundo no podrán dormir esta noche. Estoy seguro de que algunos están nerviosos”.

Horas después, periodistas brasileños filtraron chats que involucran a la cúpula política del país, por lo que Jair Bolsonaro consideró recurrir a la justicia a denunciarlos, aunque la prensa internacional ha reclamado libertad de prensa.