Se estableció, a través de un decreto, que el total del aumento correspondiente a julio se termine de aplicar en septiembre.

 

El Gobierno nacional volvió a postergar la suba del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL), que originalmente estaba prevista para julio, y decidió repartirla entre agosto y septiembre.

El Ejecutivo actualiza los montos del impuesto en enero, abril, julio y octubre de cada año, considerando, en cada caso, la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que suministra el INDEC de acuerdo a los tres meses anteriores.

Sin embargo, el aumento de 11,8% por litro que estaba previsto para julio se redujo a 3,9%, y ahora el 7,9% restante se desdoblará entre agosto y septiembre.

Según al decreto 531/2019, el Gobierno consideró “conveniente prever una mayor gradualidad, determinando que el incremento total en los montos del impuesto originado en la actualización de que se trata, surta efectos para los hechos imponibles que se perfeccionen desde el 1° de septiembre de 2019, inclusive”.