Rosario: hasta 2017 administraba cinco bares. Le revocaron el permiso tras constatarse que estaba enganchado del alumbrado público. Podría acceder a una probation.

 Un exconcesionario de la Municipalidad está a un paso de enfrentar un juicio oral por el delito de hurto de energía y la Fiscalía evalúa solicitar una probation para el imputado. Se trata de Mario Cornaglia, quien hasta noviembre de 2017 administraba cinco bares en la zona de La Florida y al que el municipio le revocó el permiso de explotación luego de constatar que al menos uno de los locales estaba enganchado del alumbrado público. Según se constató por entonces, sólo en un bimestre, el hurto de energía le había generado al municipio un perjuicio de 220 mil pesos.

Hace una semana se realizó una audiencia preliminar en el Centro de Justicia Penal donde la defensa de Cornaglia incorporó pericias eléctricas, por lo que el proceso pasó a un cuarto intermedio para que todas las partes puedan analizarlas.

Además, el fiscal Guillermo Apanowicz, quien impulsa la acusación, entiende que en el marco del proceso se podría llegar a una probation, razón por la cual deberá tener el consentimiento de la Empresa Provincial de la Energía (EPE), ya que fue la víctima del delito de hurto.

A raíz de esto, la jueza de Primera Instancia, María Carrara, dictó un cuarto intermedio hasta que se incorpore a la causa la nueva evidencia. Según trascendió, este proceso demandará unos 20 días aproximadamente, por lo que todo indica que la audiencia preliminar podría continuar a principios de septiembre.

Cornaglia está imputado por el delito de hurto de energía, situación que fue detectada a fines de septiembre de 2017 por técnicos de la EPE y que terminó generando que, un mes más tarde, la Municipalidad le rescindiera la concesión y explotación que el empresario gastronómico realizaba en cinco bares de la costanera norte de la ciudad. Se trataba de los emprendimientos Caracolas, Natural Mystic, Mordisco, Cartuja y Sr. Arenero. No obstante, la conexión irregular se detectó en Natural Mystic.

Rutina y sorpresa

A fines de septiembre de 2017, la inspección de rutina de la EPE encontró una conexión irregular en un tablero de alumbrado público ubicado en un gabinete de costanera norte. El hallazgo se produjo al verificar que algunas fases del tablero continuaban trabajando a pleno día, mientras las luminarias públicas permanecían apagadas.

Unos días después, pericias realizadas por la Dirección de Alumbrado Público confirmaron la conexión ilegal de energía eléctrica.

Por esos días, el secretario de Gobierno, Gustavo Leone, reveló que la constatación que hizo Alumbrado Público remitió al bar Natural Mystic, “porque el cable llega hasta la puerta de ese bar. Después, adentro hay una conexión interna entre los otros locales a la cual no hemos podido acceder completamente, pero presumimos que tiene que ver con lo mismo”, había confirmado el funcionario.

Tras esa constatación, la Municipalidad le puso punto final a la concesión de los bares de La Florida y presentó una denuncia penal que es la que ahora tiene al ex concesionario a un paso de enfrentar el juicio oral.

Sólo en un bimestre, el hurto de energía que había llevado adelante Cornaglia le había generado al municipio un perjuicio de 220 mil pesos.

De acuerdo a las pericias que realizaron los técnicos de Alumbrado Público, la conexión clandestina corría por la misma estructura subterránea de la red pública, cruzando la avenida costanera y extendiéndose unos 300 metros debajo de la vereda.

Los técnicos determinaron que existía un tablero dentro del bar, con los cables cortados. Y que la instalación contaba con una llave de paso para habilitar la posibilidad de tomar energía, tanto de los generadores que existían en cada uno de los locales como de la red de alumbrado público.