Lo informó la Came. La cifra es un 2,5% más alta que en 2018. Además, unos 9,6 millones de excursionistas se trasladaron a ciudades vecinas. Hubo récord de pasajeros aéreos y creció el gasto.

Las vacaciones de invierno dejaron un buen balance, según informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came): entre excursionistas y turistas viajaron 14,5 millones de argentinos por el país, movilizando en forma directa $29.901 millones en las ciudades que forman parte del circuito turístico nacional, 42,2% más de lo que gastaron en 2018, aunque debe considerarse la influencia de la inflación.

“En términos generales, han sido unas buenas vacaciones para todos. La región noroeste, es la que mejor ha trabajado representando el 17% de la gente movilizada. Fueron prácticamente un mes de vacaciones”, explicó a Cadena 3 Gregorio Werchow, secretario de Turismo de CAME.

A eso hay que sumar el efecto multiplicador que generaron esos ingresos. El tipo de cambio más favorable incidió en la visita de extranjeros y ayudó el relanzamiento del Ahora 12 para pasajes aéreos y terrestres, hotelería, paquetes, alquiler de autos y excursiones.

“Cayó sustancialmente la salida de argentinos al exterior y, como consecuencia, ha aumentado la circulación interna”.

Mediante un comunicado, la entidad informó que unos 5.126.354 turistas viajaron por las provincias argentinas y la Ciudad de Buenos Aires, lo que representa un 2,5% más que en 2018. Con una estadía media de 4 días, y un gasto diario de 1200 pesos por persona, dejaron ingresos directos por $24.606,5 millones en las economías que forman parte del circuito turístico nacional.

Además, unos 9,6 millones de excursionistas se trasladaron a ciudades vecinas a pasar el día y disfrutar de las múltiples propuestas. Con un dispendio promedio de $ 550 por excursionista, desembolsaron $5.294,5 durante este periodo, 65,5% por encima de las vacaciones del año pasado.

El movimiento de excursionistas fue un factor diferencial esta temporada, porque se notó con más intensidad de lo habitual, mostrando cómo esta forma de hacer turismo viene ganando relevancia en todos los segmentos de ingresos.

El 59% de los turistas que viajaron en julio lo hicieron por ocio o recreación. El resto para visitar familiares, amigos, recorrer alguna feria, asistir a algún espectáculo o participar de competencias deportivas, especialmente carreras de autos, torneos de fútbol, rugby, golf, o maratones.

Una señal del buen movimiento la dieron las aerolíneas: en julio hubo récord histórico de pasajeros aéreos. Según cifras oficiales, se superó el millón y medio de viajantes. Para tener una idea, cuatro años atrás eran 571.000 pasajeros menos, lo que representa un crecimiento del 61%. Ciudades como Córdoba, Bariloche, Iguazú, Salta, Neuquén, Tucumán y Posadas superaron marcas históricas, pero la ruta con más pasajeros fue Aeroparque-Bariloche con 141.000 turistas.

“Aerolíneas Argentinas pasó la información que fue un récord estas vacaciones de gente movilizada por avión. Por otra parte, lo que a nosotros nos respecta porque nucleamos a pymes, nos interesa el impacto económico que causa el turismo ya que es una actividad trasversal”.

Además, Werchow hizo hincapié en el buen promedio de pernocte. “A veces es más fácil que un turista que ya se lo ha captado, se le generen nuevas actividades para una noche de pernocte que buscar a nuevos turistas. Hemos tenido cuatro días de pernocte en promedio”.