El cuerpo estaba en avanzado estado de descomposición y no pudieron identificarlo en el lugar.

 

La Justicia provincial confirmó este lunes el hallazgo de un cadáver desmembrado cerca del límite entre Rosario y Pérez, donde un grupo de jóvenes se encontró con los restos y llamó al 911 para pedir la intervención de las autoridades. En primera instancia no se pudo constatar si se trataba de un asesinato.

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) dio a conocer los detalles del procedimiento horas después de la comunicación que alertaba a la mañana sobre la presencia del cuerpo en el barrio Cabín 9. Un médico forense se hizo cargo de levantar los restos junto con el gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) tras examinar la zona en busca de evidencia.

Dado el avanzado estado de descomposición, el personal a cargo de revisar el sector cercano al cruce de El Chajá y Los Talas no pudo establecer si había signos de una muerte violenta. Ante este escenario, fuentes oficiales no descartaban un suicidio tras el cual los animales hubieran desmembrado el cadáver.

Mientras tanto, el cuerpo fue enviado al Instituto Médico Legal (IML) corroborar las hipótesis abiertas. La unidad de Homicidios Dolosos pidió además una pericia para tratar de identificar a la persona involucrada.