Fue el viernes último en un hospital con médicos de otro, para sortear la objeción de conciencia. Una semana antes, médicos de Cipoletti que detectaron el embarazo habían hecho la denuncia penal. Con los datos que aporte la víctima y muestras genéticas buscarán identificar al abusador.

Una niña de 12 años, que había sido abusada, fue sometida el viernes último a una operación de aborto legal en el hospital de la ciudad rionegrina de General Roca. La intervención se realizó cuando la pequeña estaba en la fecha límite de gestación para las interrupciones legales de embarazo, y pocos días después de que fuera radicada la denuncia por la violación.

La práctica se conoció este lunes en el Hospital Francisco López Lima de Roca, y fue con el consentimiento de la propia víctima y de su familia.

A la niña le habían detectado el embarazo una semana antes en un hospital de la ciudad de Cipolletti, al que había acudido desde la localidad cercana en la que reside. Los profesionales del centro de salud detectaron que se trataba de un embarazo por abuso sexual y radicaron la denuncia en la Justicia.

El Ministerio Público Fiscal de la provincia tomó el caso y busca identificar al abusador. Ya se tomaron muestras genéticas del feto para ser cotejadas con un sospechoso. Esperan que la nena pueda aportar más datos para la investigación.

La menor recibe asistencia y contención por parte de especialistas del Senaf (Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia).

Médicos de otro hospital por la objeción de conciencia

La operación fue confirmada por ministro de Salud de Río Negro, Fabián Zgaib, quien explicó los pasos que se siguieron. “Rápidamente se puso en marcha la Red de Salud, apenas tomamos conocimiento del caso. Por la urgencia y la necesidad de ser sometida a la práctica en el menor tiempo posible, se realizó en General Roca y con médicos que no son de este hospital”, dijo el funcionario en referencia a los profesionales objetores de conciencia del centro de salud.