Vecinos de los barrios María Selva, Roma y Belgrano aseguran que hay un recrudecimiento de las entraderas. Además, aseguran que se acompañan unos a otros mediante grupos de Whatsapp.

Vecinos de los barrios María Selva, Roma y Belgrano aseguran que se incrementaron los episodios de inseguridad como arrebatos, robos de motos y entraderas, y que las medidas de prevención tradicionales no alcanzan para solucionar el problema de fondo.

Así lo consideró, por ejemplo, Marcos Rossi, presidente de la Vecinal General Alvear, de barrio María Selva, quien, además, informó que delincuentes violentaron la puerta, rompieron candados y se llevaron varios elementos, “un ventilador, una bordeadora, cable de extensión para usar la bordeadora, una pava eléctrica y algunos otros elementos menores”, en los últimos días.

“Ingresaron por la puerta trasera, que da a un playón del Club Santa Rosa – relató-, y después habrían salido por el frente, porque la puerta del frente de la sala de reuniones estaba cerrada”. “Estamos anímica mente mal porque esto cuesta mucho sacrificio mantenerlo, la mayoría de las cosas que tenemos acá son donaciones de los vecinos y la verdad que uno hace sacrificios porque ser vecinalistas es tener un sentido de solidaridad y pertenencia con el barrio. La verdad que estamos muy golpeados porque no vemos una solución inmediata, no vemos que haya una política de seguridad seria”, prosiguió.

Ahora, adelantó Rossi, procederán a blindar la puerta y “poner una traba en la de la galería, con dos candados”. “Tendríamos que tener, a lo mejor, una alarma pero no da el prepuesto en una vecinal para poner una alarma o una cámara”, lamentó el vecinalista.

También manifestó que el clima en el barrio está “muy delicado”. “Nosotros hoy fuimos a hacer la denuncia después de que vino el 911, a la Seccional 5° -dijo- y el planteo que la mayoría de los vecinalistas no hablamos, los que estamos en la red de seguridad de vecinales, en la seccional nos dicen “nosotros tenemos un solo móvil, no tenemos disponibilidad de personal”…es como que estamos liberados y nos tenemos que andar cuidando, haciendo grupos de Whatsapp entre vecinos y hay arrebatos, hay robos de motos, hay entraderas…los vecinos entre dos se acompañan hasta para entrar los autos, están usando ya esa metodología”.

A su turno, Marcelo Allignani, presidente del Club Independiente de Barrio Roma, informó que la entidad sufrió tres robos durante las últimas dos semanas: “habíamos sufrido dos robos que habían sido básicamente en las instalaciones exteriores que tenemos en el club, el club tiene un patio y había sido por ahí…no había sido, hasta ese entonces, muy importante para nosotros porque eran todas las farolas del patio, inclusive algunos elementos de limpieza que los teníamos ahí, pero el día jueves por la noche ya forzaron puertas, entraron al bufet, entraron al gimnasio, pudieron recorrer todas las instalaciones del club y el robo fue mucho más significativo, así que realmente para nosotros es un daño realmente importante en función del valor que tienen todos los objetivos, principalmente, atendiendo a que son instrumentos que utilizan los chicos que hacen deportes en el club”, lamentó.

“Cuando uno ve las imágenes, más cuando estamos hablando de un club de barrio con el que uno siente un compromiso afectivo, con todas las instalaciones y se sabe del esfuerzo que ponen todos los socios para poder tener el club adelante y ver el estado en el cual se encontró es muy decepcionante”, admitió Allignani, y aseguró que “estaba todo revuelto”. “Inclusive -añadió- nos da la sensación, es una de las hipótesis, que hay cosas que no alcanzaron a llevarse, porque estaban trasladadas, hay unos termos, algo de ropa deportiva también, pero el robo fue realmente muy significativa, produciendo un daño casi irreparable para el club”.

Además, recordó que el equipo de patín (Vanguardia) compitió el sábado pasado, y, como el robo fue el jueves por la noche, “por fortuna no estaba comprometida la ropa para ese evento pero sí para los próximos así que rápidamente ahora hay que salir a reponer parte de esa vestimenta que ha sido robada y anímicamente la verdad que es un golpe irreparable”.

Por último, Mártin, vecino de Barrio Belgrano, manifestó su preocupación por una seguidilla de robos en la zona de Boneo y Facundo Zuviría. En tal sentido, admitió que el incremento de delitos se registró en las últimas dos semanas: “somos víctimas de robos constantes – aseguró-, ya no importa la hora del día, no importa si es de mañana, tarde o noche, ingresan a los domicilios…la verdad que es muy impune ya”.

En cuanto al accionar de la policía, Martín consideró que, si bien “se ve que hay patrullaje”, “por ahí de noche falta un poco” aunque “tampoco es culpa de la policía”. “Acá en el barrio todos sabemos quiénes son los delincuentes pero es difícil encontrarlos en el momento que pasa todo”, afirmó. “A mí me robaron la bicicleta, la pude encontrar gracias a la PDI, en otra ocasión ingresaron también a mi domicilio, me llevaron una PlayStation y una notebook, radiqué las dos denuncias en la Comisaría 11, sabemos quiénes son pero por ahí es complicado encontrarlos en el momento justo
falta principalmente iluminación, yo creo que es fundamental, entre los vecinos estamos todos unidos, nos comunicamos al momento por ahí cuando llegamos a casa que uno entra el auto y demás por ahí estar alertas, que no pase nada raro”, explicó, y opinó que “el problema es que todo pasa a horarios en que la gente laburadora está durmiendo para ir a trabajar al otro día. Dos, tres de la mañana, ingresan al patio o al frente de tu casa, siempre algo se llevan”.

Finalmente, aseguró que los vecinos también tienen un grupo de Whatsapp por el que se comunican y se mantienen al tanto de lo que va pasando, pero ven “que hay un patrón de trabajo de los “muchachos”, que algunas semanas en un sector del bario, otras semanas en otro sector del barrio”. “Pero, bueno, sabemos que son siempre los mismos”, concluyó.