En la guerra, en el amor…y en campaña, todo vale. Un poco de falacia, un poco de actuación y algo de emotividad no vienen mal y, si se puede, crear una marca registrada…¿por qué no? “No se inunda más” se incorpora al catálogo argentino de dichos que significan una cosa o todo lo contrario.

Analía De Luca

Sin dudas, aunque se hayan omitidos todos los sposts en las redes sociales y se hayan eliminado sin leer todos los volantes que a diario han recibido los argentinos en la última semana, aunque hayan cortado los teléfonos sin responder a las encuestas automatizadas, aunque hayan bajado el volumen de la televisión o la radio en la tanda, hay un hecho inexorable que tiene que ver con la campaña política: cada ciudadano que lea “no se inunda más”, lo hará inconscientemente poniéndole mentalmente la voz del presidente Mauricio Macri.

 

Viral

Y sí, hasta para los que decidieron no consumir campaña, ese “no se inunda más” fue tan viral que a duras penas quedó gente sin haberlo escuchado al menos diez veces. Algunos no saben qué significaba en el contexto original, ni qué significó luego, pero de todos modos, se escuchó en todos los rincones de la Argentina.

Es que el Presidente candidato a la reelección, en el cierre de campaña de Cambiemos, quería apoyar a María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, y venía contando que la Avenida J. B. Justo- de barrio Palermo- no se inunda más, gracias a las obras que Nación y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires realizaron en la zona, y gritó reiteradamente “no se inunda más” de una forma bastante ajena a su expresividad natural: eufórico y lagrimeando. Tal vez por eso, fue el pasaje más destacado de su discurso. Y, por supuesto, como pasa siempre en campaña, y apoyado ahora por las redes sociales, “saltó” un ciudadano a desmentir al mandatario con un video que mostraba la zona inundada en diciembre de 2018.

La publicación original del video con la leyenda “donde Macri dijo que no se inunda más” se convirtió rápidamente en tendencia en redes; aunque unos días después el consorcio Reverso constató que el video sí fue filmado en barrio Belgrano, pero no en la intersección a la que se refería Macri. Entonces, los partidarios de Cambiemos salieron al cruce a defender a su líder de los opositores promotores del “fake”, mientras que los partidarios de nadie reflexionaban si realmente cambiaba la vida de un barrio que en la avenida no se inunden más aunque a la vuelta sí. Y en toda la ciudad sí. Y en la provincia sí. Y en el país también, claro.

 

Marca registrada

Y meme va, meme viene, el “no se inunda más” fue tomado por ambas partes para defender su postura: los detractores mostraron el recorte de Macri gritando desenfrenado, argumentando que tal vez hubiera consumido estupefacientes; mientras que los defensores exhibían orgullosos el fragmento del video como quien replica el festejo de un gol que salvó a su equipo del descenso. Mientras, sin querer, los mismos opositores de la gestión actual difundían propaganda negativa de Macri sin recordar que, al igual que sucede con la publicidad, la propaganda negativa es mejor que ninguna propaganda.

Y entre unos y otros, más los partidarios de nadie, también, porque aunque solo “entraban” para comentar y reírse y también compartir para que otros partidarios de nadie comenten y se rían, colaboraron para que ese grito circule hasta calar el cerebro de los argentinos y hacerlo inolvidable, como el “¡Guardias!” de Diego Torres, el “¿Vivo?” de Susana Giménez, el “Carajo. Mierda.” de Mirtha y el “Pipí cucú” de Carlos Monzón, o el más reciente “Pindonga y Cuchuflito” de Cristina Fernández”. Y como tales, independientemente del resultado electoral, servirá de aquí en adelante en el país para referirse a cosas muy ambiguas.