Las nuevas revelaciones introducen variadas hipótesis que suponen que tanto el futbolista como el piloto podrían haberse desvanecido o sufrido problemas cardíacos durante el vuelo, por la presencia de monóxido de carbono.

El jugador de fútbol argentino Emiliano Sala y el piloto “habían estado expuestos a niveles elevados de monóxido de carbono en la cabina de su avión antes de que se estrellara en el canal inglés el 21 de enero”, dijo la Rama de Investigación de Accidentes Aéreos del Reino Unido (AAIB) en un boletín actualizado este miércoles.

“Las pruebas de toxicología encontraron que el pasajero tenía un alto nivel de saturación de COHb (el producto combinado de monóxido de carbono y hemoglobina)”, dijo el AAIB. “Se considera probable que el piloto también haya estado expuesto al monóxido de carbono”.

El informe también dice que la cantidad de COHb presente en la sangre de Sala podría haberlo dejado inconsciente a él y a su piloto, provocar convulsiones y posiblemente un ataque cardíaco.

“El AAIB está trabajando con los fabricantes de aeronaves y motores y la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB) en los Estados Unidos para identificar posibles vías a través de las cuales el CO podría entrar en la cabina de este tipo de aeronaves”, dijo también.

Ante las nuevas revelaciones ya informadas a la familia de Sala, residente en la localidad santafesina de Progreso, estos analizan pedir la recuperación del avión caído en el fondo del Canal de la Mancha, para ampliar las investigaciones.