El curso está dirigido a jefes de obra, supervisores y coordinadores de obra, y se lleva a cabo en el Auditorio de la delegación Santa Fe.

La Cámara de la Construcción delegación Santa Fe realiza un curso con el objetivo de incrementar la productividad de los equipos de trabajo de las obras de construcción, tomando en cuenta los lineamientos de la filosofía Lean (relacionada con el sistema de producción de Toyota que, mediante la eliminación de desperdicios o actividades que no agregan valor, permite alcanzar resultados inmediatos en la productividad, competitividad y rentabilidad de las empresas sin la necesidad de realizar inversiones en maquinaria, personal o tecnología).

Al finalizar el curso el participante estará capacitado para conocer diferentes herramientas y técnicas de gestión para la mejora de producción, interpretar indicadores relacionados a la gestión de la producción, articular estrategias de mejora de la productividad y aplicar los principios del Lean Construction vinculados a la gestión de la producción.

Es importante destacar que es una actividad gratuita que se desarrollará en forma presencial en la Delegación (Corrientes 2635), y solo se requería inscripción previa, a través de la web.

Al respecto, Sebastián Orrego, Director de la Escuela de Gestión, recordó que el objetivo institucional es “fomentar, propender al desarrollo armónico de todo el sector de la construcción”, con sus múltiples aristas, así como “tener los mejores profesionales disponibles para la industria”.

En tal sentido, manifestó que si bien el curso es largo (serán diez clases), también hay otros cursos cortos donde el profesional puede aprehender las ultimas tendencias BIM (building information modeling): “a la construcción de nuestro país, tendencias globales que aquí, por diversos factores, por lo general porque estamos muy metidos en situaciones coyunturales y decimos “cuando tenga tiempo lo voy a ver”, pero nosotros, desde la Cámara, desde la escuela, estamos haciendo una campaña de difusión de nuevas tecnologías, de nuevas metodologías porque vemos que en otros países, con menos esfuerzos logran mejores resultados; entonces, como acá hay tanto por hacer necesitamos que con menos logremos más”, aseguró, aunque aclaró que al hablar “de nuevas tecnologías no hablamos de menos empleo, hablamos de personas más capacitadas, para que puedan hacer más cosas porque realmente todo el país, la provincia, la ciudad, tienen un gran déficit de infraestructura, tenemos que construir una mejor Argentina, y para eso necesitamos los mejores profesionales”.

“Hay un viejo dicho, que las tres “C” -copias, café y capacitación- se cortan cuando en épocas de crisis o de recesión”, reflexionó luego Orrego. “Naturalmente, cuesta un poco más que el empresario para sus empleados, o el profesional independiente tome la decisión de invertir equis dinero en capacitación, porque el mercado está recesivo pero nosotros proponemos, primero, que nuestros cursos tienen costos o tienen aranceles muy bajos, muy accesibles, tanto para la empresa como para el profesional independiente”, aseguró, y recordó que “la Cámara no tiene intención de lucro para con la capacitación, por lo tanto puede jugar, puede manejar costos de modo de brindar la mejor capacitación a la mayor cantidad de gente posible”. “Eso es importante decirlo porque a veces creen que sale caro capacitarse, y sale caro capacitarse, a veces; pero más caro sale la ignorancia después”, opinó.

A su turno, el Arq. Bruno Badano* – en este caso, el capacitador -, en relación a los contenidos del curso, adelantó que muchos factores relacionados a la mejora en la productividad, además de la mano de obra: “está más vinculado a los procesos de producción, a que a esa mano de obra no le falte nada al momento de producir, que ese flujo de producción pueda ser continuo…está más vinculado a todo lo que tiene que ver con el proceso de producción, al soporte de ese proceso de producción, más que con la mano de obra”. “Hay una creencia de que la productividad está vinculada al proceso de transformación, a que la persona que está produciendo, puntualmente, sea más rápida, y no es tan así”, aseguró.

En tal sentido, argumentó que los los parates y los desperdicios en productividad tienen más que ver con las tareas de apoyo, porque “hay muchas obras que pueden estar en lugares de difícil acceso y en esos lugares es habitual – si bien el acopio suele llegar a entenderse como un desperdicio- tener capital inmovilizado; pero, de alguna manera, cuando uno lo analiza desde el punto de vista del flujo y desde la productividad puede llegar a tener un stock de seguridad, siempre es bueno”.

El especialista también opinó que a, nivel global, la industria de la construcción “tiene indicadores de productividad muy bajos” y, en las ultimas décadas, también desde las academias, desde los foros, ha surgido la inquietud de por qué o qué se podría hacer para mejorar estos indicadores de productividad. Además, informó que si se la compara con otras industrias, en los últimos cincuenta años esas industrias han crecido, ha crecido su productividad notablemente pero la construcción ha quedado “estancada” y que hay muchos estudios que estiman en un 25%, aproximadamente, la cantidad de desperdicio por ineficiencia. Por eso, recomendó que los empresarios de Santa Fe como los de todo el país se capaciten en las técnicas que utiliza la industria a nivel mundial para mejorar la productividad.

En tanto, el presidente de la CAC delegación Santa Fe, Renato Franzoni, aprovechó para reflexionar sobre los recientes cambios económicos nacionales. En este sentido, opinó que hay gran preocupación en el sector: “primero que no vemos ninguna medida correctiva desde el gobierno o la situación, hacia dónde va toda esta macroeconomía, que tenemos problemas ya hace bastante tiempo y esto del lunes fue desconcertante para todos -más allá de que algo se podía llegar a ver venir-, la verdad que no creíamos que iba a ser de la magnitud que es”.

“El problema que hoy tenemos -explicó Franzoni – es que en el rubro de la construcción, en general, tanto sea obra pública como obra privada, nos encontramos con el inconveniente que no hay precios de los materiales e insumos, así que si llega a seguir esto un par de días más seguramente va a haber una paralización de la obra pública y privada, porque lamentablemente no se va a poder continuar con la ejecución”. Además, admitió que -de mantenerse esta incertidumbre- no habría provisión de materiales “porque los proveedores mismos es lógico que no pueden vender, porque no tienen precio de venta y tampoco tienen precio después de compra, o sea para reponer lo que vendieron”. Por eso, consideró que el sector se encuentra en “una traba económica que hace que indefectiblemente vayan disminuyendo los ritmos de obra hasta llegar a una paralización”. “Obviamente, no es lo que queremos, por nuestras empresas y porque esto trae aparejado una gran crisis que la estamos padeciendo de hace tiempo que es el tema del desempleo”, lamentó.

Franzoni también recordó que, hoy, cotizar “es totalmente inviable”: “por eso vos ves algunas licitaciones publicas de la provincia que se postergaron a fines de agosto, pensando que a fines de agosto ya va a estar un poco más definido la situación económica en general, pero la ejecución de las obras no mucho más tiempo”. “Hoy estamos trabajando con el stock que tenemos y alguna provisión de materiales que sí se hacen pero no se puede trabajar en esta condiciones, es inviable seguir trabajando en forma normal”, añadió.

Los materiales, además, tienen costos muy relacionados al precio de los combustibles, que todavía no han sido definidos después de los anuncios nacionales, así que, según Franzoni, “se está trabajando con valores que no tienen un valor normal de mercado, o sea que cada uno está poniendo un precio que considera conveniente o aceptable, pero la verdad que en esas condiciones es muy difícil trabajar”. Sobre todo, en la obra pública, las redeterminaciones de precio son índices mensuales actualizan los valores de los contratos originales y, para el Franzoni “obviamente que estos índices van a ser muy difíciles de obtener, porque para eso se hace toda una evaluación de mercado y el mercado hoy está totalmente dispar”.

(*) Arquitecto UB, y Postgrado en Dirección de Proyectos UCA, con 16 años de experiencia en áreas de planificación y control de la productividad, implementando Lean Construction.