Este material que se instala permite que en días de lluvia, el suelo drene sin escurrimientos del terreno.Se estima que en 60 días finalicen las obras.

Este viernes, funcionarios del Municipio recorrieron la zona donde avanza la colocación de geoceldas, en Los Eucaliptus, una de las calles de ingreso más transitadas de Colastiné. Las tareas se enmarcan la ordenanza 12.458 que estableció la toma de un crédito para realizar geoceldas y desagües en el Distrito La Costa, por 28.174.000 pesos. De ese total 19.446.600 corresponde a geoceldas, badenes y cruces; mientras que $ 8.727.500 son destinados a desagües troncales.

Lucas Condal, secretario de Obras Públicas, recorrió los avances en los trabajos que brindarán una mejor transitabilidad a los vecinos del lugar: “Avanzamos en estos días en la colocación de goeceldas, un material que el Municipio coloca desde hace varios años en la zona de la Costa. Estas obras se llevan adelante en el marco de una Ordenanza que aprobó el Concejo en 2017. Los trabajos se hacen por administración, con personal Municipal y el material que tenemos en stock. Estimamos que en unos 60 días culminaremos los trabajos en Eucaliptus y Gravileas”.

El funcionario señaló que “estamos trabajando en calle Los Eucaliptus, que es un ingreso muy importante para el distrito de La Costa. Las tareas que realizamos en esta oportunidad son de la ruta 1 hacia el Oeste. Cuando finalicemos estas tareas continuaremos del otro lado de la ruta, y en unos días más comenzaremos la obra en Las Gravileas que es la siguiente calle hacia el Norte”.

Lo hecho y lo que se hará

Hasta el momento, el Municipio culminó la colocación de geoceldas en calle San Francisco de Asís (600 metros lineales, 5 cuadras), Chanaes (680 metros lineales, 4 cuadras), Mocovíes (425 metros lineales, que sumado a lo ejecutado en otra etapa serían 650 ml en total, lo que equivale a 2 cuadras).

En tanto, las próximas calles a estabilizar serán: Las Gravileas; Los Eucaliptus (al este de la ruta); Guinuanes y Los Guaycurúes. Cabe señalar los trabajos se realizan de acuerdo a la planificación de los escurrimientos actuales y futuros que realiza la Secretaría de Recursos Hídricos y teniendo en cuenta el Plan Director de Desagües.

Ventajas a la vista

Las geoceldas se expanden (en el sentido longitudinal de la calle) sobre una malla geotextil. Este conjunto permite el paso del agua y retiene la arena. De esta forma, luego de las lluvias se logra un mejor drenaje sin perder material y el tránsito no se ve afectado. Este material disminuye el mantenimiento casi a cero. Básicamente no se hacen ‘ollas’, no hay empantanamientos de vehículos ni tampoco esos serruchos que se forman en la arena. Este tipo de obras permite mejorar la calidad de vida de los vecinos sin alterar el entorno. Lo que posibilita que las calles sigan siendo de arena y se mantenga el verde.