El Financial Times reconstruye la reunión que tuvieron el candidato a presidente y el jefe de la iglesia. Las incógnitas que se plantean.

El resultado de las elecciones generó un sacudón en Argentina y sorpresa en el mundo. Por eso es motivo de análisis de todo tipo. En prestigioso diario Financial Times revela un dato trascendente que, según explica, fue uno de los puntales en la construcción política encabezada por Alberto Fernández y craneada por su candidata a vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner. Ese dato clave es la mediación del papa Francisco para construir lo que luego sería el “Frente de Todos”. Según el diario, Bergoglio y Alberto Fernández se reunieron el año pasado en un encuentro que tuvo motivos extra espirituales.

En esa reunión privada, el “papa peronista” habría promovido la reconciliación entre Alberto, aún opositor en ese tiempo, y Cristina. “El momento decisivo tuvo lugar a comienzos de 2018, cuando tuvo un encuentro privado con el papa Francisco”, dice la nota.

Esa construcción y la impronta moderada, le ayudó a perforar el techo de votos que suponía una candidatura de Cristina. “Alberto Fernández logró obtener casi la mitad de los votos, lo que sugiere que su imagen centrista ayudó a ganar a los votantes de clase media enojados con el fracaso del gobierno en arreglar la economía”.

La relación del Papa con dirigentes del peronismo ha sido fluida. En visitas a Roma y también a través de emisarios. El jefe de la Iglesia ha esquivado visitar Argentina y ha tenido mensajes críticos hacia la gestión de Macri y la situación social. Cristina tuvo una relación cambiante. Cuando Bergoglio era obispo de Buenos Aires se llevaban muy mal. Cuando ascendió como “obispo de Roma”, se transformó en un puntal del discurso político del kirchnerismo. Y desde la oposición, en una referencia para la reconstrucción del peronismo.

En el reportaje, consultan como fuentes a politólogos y analistas. Y se preguntan lo mismo que gran parte del “círculo rojo” y la población: quién gobernará en caso de ganar, si Cristina o Alberto. “La mayor incógnita sobre Alberto Fernández es si, una vez en el poder, sucumbirá a los caprichos de su poderosa y ambiciosa vicepresidente”, exclaman. “Alberto es un hombre con una gran personalidad y capacidad para liderar. Es una persona racional, simple, con sentido común. No creo que vaya a hacer ninguna locura”, citan como respuesta.